¿Se puede aprovechar más el agua? En nuestro país, cada habitante consume una media de 137 litros de agua al día. Se trata de una cifra desorbitada, teniendo en cuenta que la Organización Mundial de la Salud recomienda consumir 50 litros por habitante y día.

Además del derroche de agua por una mala utilización de este recurso natural tan preciado, organizaciones ecologistas alertan de que España ha perdido una media del 20% de su agua dulce en los últimos 20 años debido al cambio climático.

En este contexto, buscar trucos y estrategias para aprovechar más el agua se convierte en algo fundamental.

 

Arregla los grifos que gotean

¿Sabías que un grifo que gotea puede hacer que gastes hasta 90 litros de agua más por semana?  Para evitarlo, instala grifos monomando con difusores.

Si además instalas dispositivos que limiten la presión del agua o temporizadores, tu consumo podría reducirse casi la mitad.

 

No dejes correr el agua

Mientras te cepillas los dientes no es necesario que dejes el grifo abierto. Igualmente, si friegas los platos a mano, imprégnalos de jabón con el grifo cerrado y acláralos después. Estos pequeños gestos son importantes y pueden hacer que ahorres unos 12 litros de agua por minuto.

Otros trucos que se pueden aplicar en la cocina son: descongelar los alimentos a temperatura ambiente (en lugar de ponerlos bajo el grifo) y lavar las frutas y verduras en un recipiente lleno de agua y no bajo el chorro del fregadero.

 

¿Por qué no recuperas el agua fría?

Quizá te hayas dado cuenta que se pierden muchos litros esperando a que empiece a salir el agua caliente. Para evitarlo, puedes utilizar un recipiente para recoger el agua y darle otros usos como, por ejemplo, regar las plantas.

Se puede hacer de manera manual o se pueden utilizar dispositivos diseñados específicamente para ello, como esta bolsa de plástico diseñada por una empresa valenciana para aprovechar más el agua fría de la ducha que se desperdicia esperando a que se caliente.

Este proceso también puede funcionar al contrario: cuando después de fregar el agua sale caliente del grifo, se puede guardar esta agua esperando a que se enfríe y usarla para beber.

 

Usa los electrodomésticos a plena carga

¿Sabías que si llenas completamente la lavadora y el lavavajillas consumes menos agua? Siempre utilizarán el mismo volumen de agua, pero al llenarlos completamente, no necesitarás usarlos tantas veces.  Si además se trata de electrodomésticos con una etiqueta energética de clase A, el ahorro de agua y energía se incrementa.

En el caso del lavavajillas se calcula que aproximadamente permite ahorrar hasta un 40% con respecto a los hogares en los que se friega a mano.

 

Ahorra agua también en el baño

Frente al tradicional baño, la ducha es una manera de ahorrar hasta 150 litros cada vez que se usa. Un buen truco para ahorrar agua es no abrir el grifo al máximo por hábito, sino ajustarlo a las necesidades de cada momento. También conviene instalar aireadores o perlizadores encajados en la salida del agua; se trata de dispositivos que mezclan el agua con aire, lo que da la impresión de utilizar la misma cantidad de agua cuando solo se está empleando la mitad.

En cuanto a las cisternas, se puede ahorrar muchos litros de agua si se instalan dispositivos de doble descarga.

 

Riega las plantas sin derrochar

¿Tienes jardín? Entonces sabrás el papel tan importante que juega el agua para poder mantenerlo. Es posible regar las plantas pero sin derrochar gracias a los sistemas de aspersión y goteo. Otro buen método es intentar recoger el agua de lluvia en un aljibe o estanque, al que pueden recurrir varios vecinos.

 

Piscina sí, pero sostenible

Si eres uno de los afortunados que tiene piscina en su casa, recuerda que es importante realizar las revisiones pertinentes para prevenir y evitar fugas de agua. Además, no es necesario que vacíes la piscina de una temporada de baño para otra: muchos expertos recomiendan mantener el agua en la piscina, no solo para no derrochar agua, sino para garantizar la propia estructura del vaso de la piscina.

De cualquier modo, si deseas vaciar la piscina, puedes almacenar el agua en un depósito y mantenerla aplicando las sustancias químicas pertinentes.

 

Educa a los más pequeños

El derroche de agua habitualmente se produce por tener hábitos tan arraigados que muchas personas ni siquiera son conscientes de lo que están realizando. Por eso, educar a los más pequeños en la necesidad de ahorrar agua ayudará a crear en la población cada vez hábitos más sostenibles en un planeta en el que actualmente 750 millones de personas no tienen acceso a agua potable, limpia y segura.