La comunidad de propietarios de la Calle Viento 24-32 de Majadahonda, formada por cinco bloques de viviendas, decidió hace tres años adoptar medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) para mejorar sus sistema de calefacción central.

Cambiaron sus antiguas calderas de gasoil por calderas de mayor eficiencia de gas natural, y aprovecharon la reforma para instalar contadores individuales y válvulas termostáticas en los radiadores. Ahora, cada vecino puede regular la temperatura a su gusto y paga únicamente por la calefacción que consume en su hogar.

Casi tres temporadas de calefacción después de acometer la reforma, hablamos con Clemente Morán, el presidente de esta comunidad formada por cinco bloques de viviendas, que nos habla de cómo ha sido la experiencia y cómo han vivido  los vecinos.

opiniones de clientes de Remica

Clemente Morán, presidente de la comunidad

 

¿Desde cuándo trabaja su comunidad con Remica?

Aproximadamente, desde hace tres años, cuando detectamos que era necesario renovar la sala de calderas de la comunidad.

 

¿Por qué decidieron renovar la sala de calderas?

Antes, nuestro sistema de calefacción funcionaba con calderas de gasoil que eran muy antiguas y había que cambiarlas. Entonces fue cuando decidimos poner calderas de gas natural.

¿Qué factores influyeron en que confiaran en Remica?

Consultamos con otras empresas y, de entre todas, la oferta de Remica fue la que nos pareció más interesante.

Además de la renovación de la sala de calderas, también decidimos realizar la contabilización individualizada de calefacción e instalar válvulas en los radiadores que permitan regular la temperatura.

 

¿Cómo fue la experiencia?

Todo el proceso se coordinó bien. Además, desde entonces, Remica se ocupa del mantenimiento de la instalación.

 

¿Qué aconsejaría a una comunidad de propietarios que esté sopesando acometer la renovación de la sala de calderas y la individualización?

Yo les aconsejaría que cambiasen. La calefacción individualizada es mejor porque en tu casa puedes apagar el radiador y si no quieres no consumes. Y, además, al cambiar a un sistema más eficiente, el gasto en calefacción es menor.

 

¿Qué aspectos positivos destacaría de Remica?

Estoy bastante contento con Remica en todos los aspectos. La verdad es que me atienden muy bien: les avisas y son rápidos y eficientes.

 

Nuestros datos indican que en la temporada 2013-2014 su comunidad tuvo un ahorro energético  del 47,48%. Durante la temporada siguiente, 2014-2015, el ahorro energético fue del 49,84%., ¿Lo han notado en cuanto a confort? ¿Y en el bolsillo?

Para mí, el confort es bueno. En cuanto al ahorro económico tengo que decir que sí lo he notado, porque me gusta comparar cuanto pagaba antes y cuánto pago ahora y he podido comprobar que se ahorra.

Quizá a simple vista (o mes a mes)  no se note, pero si tomas los recibos anteriores y lo comparas con lo que pagas actualmente  se puede apreciar que, en total, se paga menos en calefacción.

 

El ahorro energético aumentó durante la segunda temporada de calefacción (2014-2015) a pesar de que hay constancia de que ese invierno fue más frío que el anterior. Esta tendencia coincide con la de otros países europeos en los que, el ahorro aumenta en cuanto las personas se van acostumbrando a la individualización ¿Qué opina?

Tiene lógica porque, a medida que pasa el tiempo, te vas acostumbrando a utilizar la instalación. El primer año igual no eres plenamente consciente. Pero quizá el segundo año caes en la cuenta de cómo es mejor utilizar la calefacción individualizada.

Aquí hay vecinos que decían que se ‘asaban’ de calor en casa durante el invierno y yo les decía “tienes una válvula que puedes cerrar”. Los vecinos se han acostumbrado a usarlas y ahora sí se nota.

 

El ahorro energético que ha supuesto la adopción de las MAEs de su comunidad también han evitado la emisión de miles de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, causantes del cambio climático. ¿Se sienten orgullosos?

Yo sí. Todo lo que sea contribuir a mejorar el medio ambiente me parece estupendo. Sin embargo, no creo que la mayoría de las personas sean conscientes de ello.