El mantenimiento y gestión de nuestra instalación de calefacción es fundamental, ya que de ello depende su buen funcionamiento, su óptimo rendimiento, y unas buenas condiciones de seguridad.  Por ello, la elección de los profesionales que se van a encargar de las instalaciones de nuestra comunidad es muy importante.

A la hora de seleccionar la empresa que se encargará de ello suele surgir una duda entre contratar un mantenimiento normal u optar por la gestión energética. Pero, ¿cuál es la diferencia? ¿Qué hace una empresa de gestión energética?

Una empresa de gestión energética debe ayudarnos a ahorrar energía, al mismo tiempo que nos asegura el perfecto funcionamiento de la instalación, proporcionando el mejor servicio y confort a los vecinos.

De hecho, una instalación con gestión energética consume de media un 15% menos de energía que una instalación que solo cuenta con un mantenimiento tradicional.

¿Cómo lo hace?
La empresa de gestión energética pone a nuestro servicio las últimas tecnologías para asegurar la máxima eficiencia en el funcionamiento de la instalación, lo que conlleva un ahorro de energía. Pero lo realmente importante es que es la empresa quien se hace responsable de los resultados, es decir, si la instalación no funciona correctamente y gasta más energía, esto no afectará económicamente a los vecinos.

La clave: diferencia entre energía útil y energía primaria
Cuando contratamos gestión energética pagamos energía útil, es decir, la energía que sale ya transformada después de que el combustible haya pasado por la caldera. Mientras, al gas que entra en la caldera es lo que llamamos energía primaria.

gestión energética

De este modo, la energía térmica que sale de ella es la que nos lleva calor a nuestra vivienda y es lo que llamamos energía útil.

Como contratamos un precio de la energía útil, si la instalación no estuviera en óptimas condiciones y necesitara más combustible para dar el mismo servicio, será la empresa de gestión energética quien asuma ese coste económico.

¿Cómo sabemos que la instalación está siendo realmente eficiente?
La contabilidad energética es la encargada de desvelar si la instalación es o no eficiente. Con un software especializado se toman datos diariamente de los contadores de la instalación: el de gas natural, el de electricidad, el de energía térmica destinada a la calefacción, el de energía térmica destinada a la producción de agua caliente y el consumo de agua fría. Además se mide la energía producida por la instalación de energía solar cuando la hay.

Todos estos datos permiten calcular el rendimiento de la instalación, tener la seguridad de su buen funcionamiento y lograr una mejora continua. A ello se suman las alarmas, y es que en caso de producirse cualquier incidencia, será detectada y resuelta de forma rápida y eficaz.

¿Qué incluye la gestión energética?
Al contratar la gestión energética de una instalación lo que conseguimos es una mayor tranquilidad ya que supone un servicio integral que incluye:

    • Mantenimiento preventivo y correctivo
    • Telegestión: supervisión proactiva y continuada de la instalación
    • Máxima eficiencia energética
    • Ahorro económico y confort

A todo ello se suma una conciencia medioambiental, ya que al ser más eficientes con la energía, también somos más respetuosos con el entorno y conseguimos reducir los gases contaminantes a la atmósfera.

Si deseas tener más información sobre nuestros servicios no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Encontrarás más información en www.remica.es