Gracias al  servicio de telegestión, la instalación está permanentemente conectada con el Centro de Control de Remica.

De ese modo, no solo se consigue un funcionamiento óptimo de la sala de calderas, sino que también se actúa con rapidez ante cualquier necesidad que pueda surgir.

Desde el departamento del servicio de Telegestión en Remica se pueden llevar a cabo:

  • Cambios en los puntos de consigna de las temperaturas.
  • Modificaciones de los horarios de funcionamiento.
  • Verificación del correcto funcionamiento de la instalación.
  • Seguimiento de la eficiencia energética y el confort ambiental.

El sistema de telegestión permite obtener alarmas inmediatas cuando los parámetros y variables de funcionamiento de la instalación se salen de los óptimos establecidos, lo que nos permite dar una solución con mayor celeridad y eficacia, restableciendo los niveles de funcionalidad correctos.