La norma ISO 9001:2008 de gestión de la calidad, en la que está certificada Remica, sufrirá algunos cambios a finales de este año para dar lugar a la norma ISO 9001:2015. Así, ésta se convertirá en el nuevo estándar internacional de carácter certificable que regule los sistemas de calidad.

La revisión del estándar de 2008 y el desarrollo de la nueva norma ISO 9001 se está haciendo a través del Comité ISO/TC 176/SC 2 cuya Secretaría recae en la British Standards Institution (BSI). Durante esta fase de borrador los países participantes cuentan con un periodo de tiempo para tomar posición sobre el proyecto y hacer los comentarios que crean oportunos.  No obstante, se prevé que su publicación se lleve a cabo en septiembre de 2015.

La revisión de 2015 no es la primera de la norma, de hecho, desde su primera publicación en 1987, los requisitos y características han sido actualizada en tres ocasiones:

    • En 1994 se revisaron las normas de la serie, manteniendo los requisitos prácticamente sin cambios, pero se añadieron algunos elementos para facilitar la aplicación y algunos párrafos para evitar ambigüedades.
    • En el año 2000 se cambió profundamente en cuanto a contenido y enfoque. Desde esta revisión se consolidó una sola norma a efectos de certificación: la ISO 9001.
    • En 2008 se realizó una revisión enfocada fundamentalmente a aclarar y facilitar la aplicación de algunos requisitos, mejorar su compatibilidad con otras normas como la ISO 14001 de gestión ambiental (en la que también está acreditada Remica) y aumentar su coherencia con otras normas de la familia ISO 9000, manteniendo la estructura inicial, los apartados y los requisitos de la versión anterior.

Se prevé que la nueva la norma se basará en las siguientes líneas generales:

    • Aportará un cuerpo de requisitos para los próximos 10 años.
    • Será aplicable por para organizaciones de cualquier tamaño o sector.
    • Mantendrá la orientación actual de que la gestión por procesos es el camino para la obtención de los resultados deseados por las organizaciones.
    • Tendrá en cuenta la evolución de los sistemas de calidad y la tecnología relativa a los sistemas de calidad desde la revisión de 2000.
    • Se adaptará a los entornos cada vez más complejos y dinámicos en los que las organizaciones operan.
    • Fomentará la alineación con otras normas elaboradas por ISO para facilitar su integración.
    • Facilitará la interpretación de los requisitos por parte de las organizaciones para su implantación, así como la realización de auditorías.