¿Por qué es importante aplicar consejos de ahorro energético en galerías y centros comerciales? Lo cierto es que este tipo de establecimientos tienen “un gran potencial de ahorro, ya que consumen energía durante largos periodos de tiempo y de muy diversas maneras (calefacción, refrigeración, iluminación, etc.). Además de acoger a multitud de consumidores”, explican los autores de la Guía de Buenas Prácticas Energéticas en galerías y centros comerciales editada por Fenercom.

Por un lado, están las galerías comerciales, presentes en numerosos barrios de nuestro país desde hace décadas y que en muchos casos necesitan una rehabilitación. Por otro, están los centros comerciales que, además de ser lugares a los que miles de personas acuden a realizar compras, también se han convertido en espacios en los que los habitantes de las ciudades pasan su tiempo de ocio.

Los beneficios de tomar nota de los consejos de ahorro energético presentados en este documento presentan varias ventajas para estos establecimientos:

  • Beneficios económicos ya que reducen sus gastos y mejoran su competitividad.
  • Beneficios ambientales, ya que reducen su huella ecológica.
  • Beneficios sociales, ya que mejora la integración del comercio en su entorno.

 

¿En qué emplean más energía?

Climatización e iluminación las dos áreas en las que el consumo de energía es más intensivo en galerías y centros comerciales. Algunos consejos de ahorro energético para mejorar su eficiencia energética son:

  • La iluminación es un potente vehículo de comunicación; no se utiliza solo para ofrecer luz sino también para resaltar unas zonas con respecto a otras o dirigir la atención de los visitantes.  Más que llenar el techo con luminarias, los expertos consideran que es necesario aplicar puntos de luz de manera estratégica para lograr el efecto deseado. Es mejor realizar una buena planificación lumínica y mantener el sistema de iluminación en buenas condiciones. ¡Hacerlo supondrá un enorme ahorro energético y económico!
  • Por su parte, la climatización supone entre un 40 y un 50% del consumo energético en galerías y centros comerciales. Si se trata de un edificio de nueva construcción, o en el que se necesita rehabilitar este sistema, lo más conveniente es realizar una estimación de las necesidades reales de climatización en el centro y, a partir de ahí, optar por el sistema que mejor se adapta a cada caso. Estas medidas deben complementarse con un correcto aislamiento del edificio (tener un sistema de climatización muy eficiente no sirve de mucho si se escapa la temperatura por la fachada o los cerramientos del edificio), un buen sistema de regulación y control, y un adecuado mantenimiento preventivo y correctivo de la instalación.

 

Buenos consejos de ahorro energético

¿Qué medidas pueden tomar galerías y centros comerciales para evitar el derroche de energía? Estos son algunos de los consejos recogidos por la Guía de Buenas Prácticas:

  • Buscar la implicación de todos. Para que las medidas de eficiencia energética adoptadas tengan éxito, es fundamental una buena coordinación por parte de todas las personas implicadas en la gestión de la galería o centro comercial. Solo de ese modo se logrará alcanzar los ahorros energéticos deseados. También debe implicarse a todos los grupos de interés que tienen relación con el centro (proveedores, clientes…).
  • Realizar un plan de gestión de la demanda. Hay que plantearse cómo se pueden cubrir las necesidades de calor, frío, luz, etc. con la mínima demanda energética posible. Para ello, en primer lugar hay que realizar una auditoría energética completa para conocer cómo son los consumos. En segundo lugar, se deben buscar elementos susceptibles de ser mejorados para reducir el consumo energético.
  • Trabajar con una empresa de servicios energéticos. Las ESEs ofrecen un servicio integral a la hora de gestionar un proyecto que busque la optimización de instalaciones y el ahorro energético: Realizan auditorías energéticas y diseñan proyectos para reducir el consumo de energía de las instalaciones. También pueden diseñar desde cero instalaciones o acometer la rehabilitación energética necesaria. Realizan el mantenimiento preventivo y correctivo y se encargan de hacer mediciones para comprobar que los objetivos de ahorro energético se están cumpliendo.
  • Más automatización para gestionar las instalaciones y ahorrar energía. El funcionamiento de las instalaciones se puede ‘automatizar’ gracias a ‘sistemas inteligentes’ que permiten poner en marcha la maquinaria de manera automática. Al poder afinar tanto en el funcionamiento de los equipos, y monitorizar el funcionamiento de los mismos, se pueden detectar patrones a eliminar para lograr más eficiencia y evitar el derroche de energía. Además, se pueden configurar alertas que avisen de posibles averías.
  • Contabilizar la huella de carbono para tratar de reducirla. El impacto ambiental y las emisiones de dióxido de carbono de galerías y centros comerciales se puede reducir. El primer paso es contabilizar cuáles son las emisiones contaminantes del centro. Se puede hacer con algunos programas informáticos diseñados con ese fin, o bien contratando a una empresa especializada.
  • Otra posibilidad es utilizar energías renovables para producir parte de la energía eléctrica que consumen estos edificios (solar fotovoltaica, solar térmica, eólica…). Para los edificios de nueva construcción, el Código Técnico de la Edificación (CTE) regula determinadas obligaciones sobre la instalación de paneles fotovoltaicos en el edificio.
  • Negociar con la empresa comercializadora las condiciones de suministro energético, para que se adapte a las necesidades del centro o galería comercial. Esta medida debe complementarse con la realización de mejoras que minimicen las pérdidas de energía mediante, por ejemplo, baterías de condensadores o sistemas de contadores que sea lo más completo posible.

 

Para más información, la Guía de Buenas Prácticas Energéticas en galerías y centros comerciales se puede consultar online a través de la web www.fenercom.com.