En un país con una dependencia energética exterior de más del 70% por ciento, las empresas de eficiencia energética (ESEs) como Remica juegan un importante papel en el objetivo fijado por todos los países europeos de tratar de avanzar juntos hacia una economía más eficiente, competitiva y sostenible.

Una empresa de servicios energéticos, según la definición recogida en la Directiva 2006/32/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, es aquella que “proporciona servicios energéticos o de mejora de la eficiencia energética en las instalaciones o locales de un usuario y afronta cierto grado de riesgo económico al hacerlo. El pago de los servicios prestados se basará (en parte o totalmente) en la obtención de mejoras de la eficiencia energética y en el cumplimiento de los demás requisitos de rendimiento convenidos”.

Si todavía no conoces cuál es la función de una empresa de servicios energéticos y en qué te puede beneficiar, ¡sigue leyendo y saldrás de dudas!

Ahorrarás energía

El objetivo final de una empresa de servicios energéticos (ESE) o gestor energético es “ahorrar energía”, lo que supone tanto un ahorro económico para los clientes, como de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

¿Cómo lo consiguen? Diseñan y ponen en marcha proyectos que garanticen una gestión eficiente de la energía, comprometiéndose económicamente con los resultados. Y los siguen muy de cerca, ya que son especialistas en monitorizar, medir y controlar el gasto energético y verificar el nivel de ahorro generado tras la puesta en marcha de cada proyecto.

 

Tendrás menos preocupaciones

Las ESE como Remica Servicios energéticos ofrecen un servicio integral a sus clientes, de modo que los usuarios puedan disfrutar de las prestaciones y el confort que necesitan para su día a día, pero realizando un consumo energético más eficiente.

  • En primer lugar, realizarán un diagnóstico energético, para detectar cuáles son las necesidades concretas de la instalación y proponer al cliente las medidas de ahorro y eficiencia energética oportunas.
  • Tras la realización del diagnóstico previo, llega la fase de ejecución, es decir, de implantar las medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) acordadas con el cliente, que pueden ser muy diversas:  rehabilitación de la sala de calderas, mejora del aislamiento térmico, etc.
  • De manera regular, una compañía de servicios energéticos se ocupa de realizar un mantenimiento de las instalaciones y, en caso de detectar alguna patología el edificio, debe tener capacidad para solucionarla.
  • Pero, además del mantenimiento, la ESE tiene capacidad de ofrecer servicios energéticos que incluyen desde el suministro de energía, la optimización y contabilidad energética, la individualización de consumos y la gestión energética.

 

Pongamos un ejemplo real para mostrar cómo puede mejorar una empresa de servicios energéticos la calidad de vida de los habitantes de edificios residenciales con un elevado gasto de calefacción y una vieja caldera de calefacción comunitaria de gasoil.

La experiencia nos muestra que las comunidades de propietarios con sistema de calefacción central que renuevan sus viejas calderas por calderas de condensación e individualizan su sistema de calefacción logran, de media, ahorros energéticos anuales superiores al 40%. Así se desprende de un informe realizado por Remica Servicios Energéticos, elaborado con datos obtenidos por la entidad certificadora TÜV Rheinland durante las dos últimas temporadas de calefacción (2013/14 y 2014/15).

Ventajas de trabajar con una empresa de servicios energéticos

Según recoge la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos (ANESE) en su web, entre las principales ventajas de trabajar con una ESE destacan:

  • Aumenta el valor de las propiedades. El trabajo de las empresas de servicios energéticos impulsa el ahorro, la eficiencia energética y la modernización de las instalaciones.
  • La empresa de servicios energéticos gestiona todas las relaciones con ingenierías, proveedores, instaladores… simplificando las gestiones del cliente.
  • Ofrecen una solución global. Los ahorros son superiores a los que se obtendrían si el cliente implanta las soluciones de forma aislada.
  • El proyecto se financia con los ahorros conseguidos. En Remica Servicios Energéticos tenemos en cuenta el retorno de la inversión; es decir, en cuánto tiempo las medidas de eficiencia adoptadas se amortizarán con los ahorros energéticos logrados al ponerlas en marcha.
  • Riesgo reducido. La empresa de servicios energéticos asume el riesgo de no lograr los ahorros que ha garantizado.

¿Quieres beneficiarte de los beneficios que una empresa de servicios energéticos puede ofrecerte? ¡No lo dudes y contacta con Remica! Una de cada tres instalaciones térmicas del sector residencial de Madrid confía en nosotros. Más de tres décadas en el sector nos avala. Escríbenos a comunicacion@remica.es o llámanos al 91 396 03 00.