Los estatutos de la comunidad de vecinos recogen, entre otras cosas, los derechos, obligaciones y prohibiciones de los propietarios de la comunidad.

Según recoge el portal Legalitas.com, los estatutos pueden crearse en el momento que se constituye la comunidad pero también pueden hacerse posteriormente. Además de derechos, obligaciones y prohibiciones también pueden recoger otras cuestiones como:

  • El uso que se hará de los pisos locales o servicios de la comunidad de propietarios.
  • El reparto de gastos entre los miembros de la comunidad.
  • Normas sobre seguros, reparaciones y conservaciones del edificio o edificios dela comunidad.

No hay que confundir conceptos

En ocasiones, se utiliza como sinónimo el término “estatutos de la comunidad de vecinos” y “título consultivo” o “normas de régimen interno”. Sin embargo, se trata de distintos instrumentos dentro de la comunidad.

  • El título consultivo es obligatorio en las Comunidades de Propietarios, según la Ley de Propiedad Horizontal. Se trata de un documento en el que se refleja cómo es el edificio y los servicios e instalaciones con los que cuenta; el número de pisos y locales que conforman el edificio y la asignación de cuotas de cada uno de ellos.
  • El reglamento de régimen interior regula los aspectos más cotidianos de la convivencia en una comunidad de propietarios, por lo que suele ser aprobado por los propios vecinos.

¿Cómo se realizan los estatutos de la comunidad?

Aunque no es obligatorio disponer de estatutos de la comunidad de vecinos, es recomendable, ya que son unas normas por las que regirse, lo que es bueno para la comunidad, especialmente cuando surge algún conflicto entre propietarios.

Pero, ¿quién tiene la potestad de realizar los estatutos? Tanto el promotor del edificio o la propia comunidad de propietarios pueden redactar los estatutos de la comunidad de vecinos. Al hacerlo, se recomienda que:

  • Para elaborarlos, se cuente con la ayuda de un administrador de fincas, experto en este tipo de documentos.
  • Se realicen teniendo en cuenta las necesidades de esa comunidad.

Tras aprobarse por unanimidad en la Junta Extraordinaria, los estatutos deben inscribirse en el Registro de la Propiedad a la que pertenece el edificio. De no hacerlo, solo estarán obligados a cumplirlos los antiguos vecinos, pero no los vecinos actuales.

En los edificios que no disponen de estatutos de la comunidad, muchas veces se realiza una trascripción parcial de la Ley de Propiedad Horizontal.

Código Civil y Ley de Propiedad Horizontal

Las normas legales que afectan a las comunidades de propietarios son: el artículo 396 del Código Civil y la Ley de Propiedad Horizontal.

Estas normas establecen que ciertos aspectos en el funcionamiento de la comunidad de propietarios deben ser obligatorios, entre ellos:

  • Debe existir un título constitutivo.
  • Es obligatorio contribuir a los gastos comunes.
  • Es necesario que exista unanimidad para alterar elementos comunes.

Sin embargo, estas leyes permiten que ciertos aspectos se lleven a cabo en función de la voluntad de la comunidad de propietarios. Entre estos aspectos se encuentran:

  • La aprobación de los estatutos
  • El reparto de gastos y la exoneración de determinados gastos.

Remica y las comunidades de propietarios

Para el sector residencial, Remica ofrece el máximo confort  y ahorros energéticos a través de la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones del edificio.

Somos la primera empresa de servicios energéticos española que ha puesto en marcha un plan de ahorro y eficiencia energética que garantiza a sus clientes, mediante contrato, el gasto máximo que van a realizar.

Además de realizar un mantenimiento preventivo y correctivo, en aquellas instalaciones generadoras de energía que precisen de una renovación, implementamos medidas de ahorro y eficiencia energética, como por ejemplo la sustitución de los antiguos equipos por otros más modernos y eficientes.

Con ello, se logrará un ahorro considerable de energía, aumentará la seguridad de las instalaciones y además la inversión realizada se verá compensada con los ahorros conseguidos en la factura energética. Además, los ahorros energéticos logrados  son certificados por la entidad externa TÜV Reinhland.

Estas mejoras, junto a la gestión energética de las instalaciones, aseguran que se produzca de ese modo un rendimiento óptimo.Además, gracias a sus modernos sistemas de telegestión, Remica lleva a cabo una monitorización de los sistemas 24 horas del día, 365 días del año en aquellas instalaciones que así lo dispongan.

A todo ello se suma la garantía total de las instalaciones renovadas durante 10 años.

Fuentes: Legalitas, Canal Hogar de Mapfre, Blog Sanahuja-miranda.com