Los usuarios además de exigentes son poco dados al perdón. Ésta es al menos la conclusión que extrae el estudio elaborado por LoyaltyOne y Verde Group del que se desprende que “ocho de cada 10 consumidores que se han sentido decepcionados por el trato que han recibido por parte de los vendedores no dan más oportunidades a los responsables de la compañía para solucionar el problema o enmendar la situación”.

Parte de la problema para las empresas se halla en que sus clientes no siempre comparten sus opiniones y experiencias, haciéndoles partícipes de aquello que no les ha gustado y por tanto, dando a la empresa la oportunidad de mejora. “El 81% de los clientes que vive una mala experiencia no da detalles sobre la misma a la marca”, señala el informe.  Es decir, un 81% de los consumidores no muestras sus quejas o desacuerdo con la marca, sin embargo, esa información podría ser de gran utilidad a la empresa ya que le permitiría enmendar su error.

Remica tiene habilitados multitud de canales para escuchar a los clientes, tanto las incidencias que puedan registrar como cualquier sugerencia. De este modo, cuentan con un teléfono atendido las 24 horas los 365 días al año (91 396 03 00), un email (remica@remica.es) y canales en las principales redes sociales.

A través de todos ellos, Remica atiende a sus usuarios con un único fin: prestarles el mejor servicio.