Los clientes de Remica han conocido estos días que la compañía ha sido una de las tres primeras en conseguir la clasificación certificada con el sello ESE PLUS  en sistemas HVAC (aire acondicionado, calefacción, ventilación y agua caliente sanitaria) tras superar la auditoría independiente de TÜV Rheinland y ser aprobada por el comité técnico de la Asociación Nacional de Servicios Energéticos (ANESE).

Esta clasificación es fruto de un año de trabajo en el que ANESE nombró una mesa de trabajo formada por varios miembros de la asociación (Remica entre ellos) que impulsara una clasificación de empresas de servicios energéticos que ofreciera credibilidad y  garantías sobre el sector y que, de este modo, diera respuesta a las necesidades de socios y clientes.

Además, ANESE firmó un acuerdo con la entidad certificadora independiente TÜV Rheinland, encargada de realizar la certificación y evaluar que las organizaciones candidatas cumplen con los requisitos necesarios para obtener el sello.

Pero, ¿cuáles son las garantías que ofrece una ESE certificada frente a una que no lo esté?

Despejar dudas

Desde ANESE explican que han hecho un gran esfuerzo para crear esta clasificación certificada de servicios energéticos que contribuya a despejar qué es una ESE y cuáles son sus servicios; y que ayude a impulsar y a ayudar tanto a las empresas de servicios energéticos que llevan un tiempo en el mercado y tienen un bagaje como a las empresas que aunque muy preparadas están empezando.

Por este motivo, ANESE ha creado dos tipos de sello: ESE, para las empresas que aunque todavía no tienen proyectos de ahorro garantizado en cartera sí están totalmente preparadas para ofrecer este servicio; y el sello ESE Plus, para aquellas que ya tienen experiencia y proyectos en marcha y que además pueden demostrar diferentes especializaciones.

Clarificar qué servicios prestan las ESEs

“Las compañías que ofrecen servicios de mantenimiento de instalaciones térmicas y que, como Remica, desean dar el paso a empresa de servicios energéticos tienen que tener en cuenta qué nuevas competencias deben asumir”, explica Carlos Braojos, director de Producción de Remica.

Además de labores de mantenimiento, los clientes de una ESE como Remica disfrutan de servicios energéticos en sus instalaciones. Las ESEs sumen cierto grado de riesgo técnico y económico, ya que el pago de estos servicios se basará (total o parcialmente) en el cumplimiento de los ahorros energéticos en los términos pactados con el cliente a través de la implantación de Medidas de Ahorro Energético (MAEs) y su posterior gestión y seguimiento.

Evitar el intrusismo

Muchos clientes finales, que no disponen de conocimientos técnicos sobre los servicios que ofrecen las ESEs, se encuentran desprotegidos. Una calificación certificada de ESEs que sea unificada, sólida y aceptada de forma generalizada ayuda a terminar con los abusos que a veces se producen y que crean una imagen realmente dañina para el sector.