Que hay que ahorrar energía porque tiene muchos beneficios está claro. Apostar por la eficiencia energética mejora el medio ambiente, además de nuestra economía y nuestro confort. Pero, ¿disponemos de información suficiente para poder hacerlo en nuestra vida cotidiana?

Desde hace tiempo los electrodomésticos cuentan con una etiqueta energética, con una escala de colores y letras que informa del nivel de eficiencia energética de ese artículo en cuestión. Pues bien, conscientes de que hay que ahorrar energía pero que para hacerlo el consumidor debe estar informado adecuadamente, la Comisión de Energía del Parlamento Europeo (PE) ha apoyado la introducción de cambios en la legislación comunitaria sobre el etiquetado de eficiencia energética, para que resulte más fácil al consumidor saber si un electrodoméstico es o no eficiente.

Normativa Erp

 

 ¿Por qué introducir cambios?

Según el informe Ahorros de Energía en la Práctica elaborado por la campaña de Coolproducts, se pueden ahorrar enormes cantidades de energía si se eligen electrodomésticos eficientes. En opinión de los autores del informe, “pese a este potencial, las primeras medidas adoptadas bajo la normativa europea de Ecodiseño no siempre son lo suficientemente ambiciosas”.

Sin embargo, existe una necesidad imperiosa de que hay que ahorrar energía y, para ello, informarse bien es la mejor manera de lograrlo. “Los productos que utilizamos en nuestra vida diaria, desde ordenadores a televisiones pasando por las calderas para calentar nuestros hogares, consumen mucha energía y tienen impactos sobre el medio ambiente. ¡Solamente las calderas y los calentadores de agua emiten la misma cantidad de gases de efecto invernadero que todo el sector del transporte!”.

¿Qué cambios proponen?

Tras el apoyo a los cambios en el etiquetado mostrado por la Comisión de Industria el pasado 14 de junio, el pleno Parlamento Europeo votará su posición final en la próxima sesión con el objetivo de fijar el mandato que permita iniciar las negociaciones con el Consejo de la UE.

Estos serían algunos de los cambios que solicita la Comisión de Industria:

  • En un comunicado remitido por la Eurocámara, los eurodiputados han acordado crear una escala de la A a la G que reemplace la categoría de pluses (A+, A++, A+++); un cambio que podrá verse en un plazo de cinco años. Con ello se pretende dar una información más exacta de cuál es el nivel de eficiencia energética de los electrodomésticos.
  • Por otro lado, los suministradores y comerciantes tendrán que informar sobre la clase de eficiencia energética de cada producto en todos los anuncios visuales o material promocional para cada modelo específico del producto.
  • De la misma forma, los eurodiputados han abogado por crear una base de datos de productos que consista en una página web donde sea accesible información individualizada que además esté disponible en todos los idiomas de los países donde se vende el producto.
  • En cualquier caso, la Comisión de Energía ha propuesto incluir algunas excepciones a estas normas, entre otras, a productos de segunda mano y a medios de transporte cuyo motor permanezca en el mismo lugar durante la operación, como ascensores o elevadores.

Electrodomésticos y ahorro energético

Desde la campaña Coolproducts tienen claro que hay que ahorrar energía en electrodomésticos y que la mejor forma de hacerlo es proporcionando información a los consumidores. En su web, recogen datos y cifras de ahorro que resultan curiosos y útiles a los consumidores, entre ellos:

  • Aspiradores: Aunque existe la creencia generalizada de que a mayor potencia más limpios quedarán nuestros suelos, esto no es verdad. Sin embargo, este hecho ha generado que los fabricantes produzcan modelos con mayor potencia.
  • Secadoras de ropa: Desde Coolproducts destacan que la mejor alternativa a la secadora es colgar en el exterior la ropa para que se seque. Si no es posible, recomiendan sustituir las secadoras menos eficientes energéticamente por la nueva tecnología de secado mediante bomba de calor. Su adquisición se compensa con los ahorros de energía que se logran. Suiza ha sido el primer país en introducir un cambio obligatorio a estas secadoras con bomba de calor.
  • Televisiones: Al menos el 10% del consumo de electricidad de los hogares europeos se debe a la televisión. En los últimos tiempos, este electrodoméstico está fabricándose en tamaños más grandes y de alta definición. Lo que muchos consumidores no conocen es que, con estas prestaciones, también aumenta el consumo de electricidad.