María Josefa Asenjo tomó en marzo del pasado año su cargo como presidenta de la comunidad de propietarios de Duque de Sesto 33, en Madrid. Su mandato ha estado lleno de acontecimientos: primero tuvo que asumir un cambio de administrador, después una sustitución de caldera y por último, la individualización del consumo de calefacción. “Estoy a punto de dejar la presidencia, el que venga detrás no se puede quejar, se lo dejo todo niquelado”, comenta a Remica entre risas.

En una conversación telefónica, tratamos con Asenjo cómo ha sido todo el proceso de cambio de caldera con nuestra compañía y la individualización del consumo de calefacción para los 27 pisos que componen la finca.

Ustedes tenían una caldera de gas y tuvieron que sustituirla porque la que tenían se les había estropeado, ¿por qué se decidieron a hacerlo con Remica?
Nuestra anterior caldera también era de Remica pero era ya muy vieja, se estropeó y decidimos cambiarla. Hicimos una reunión de vecinos donde llevé cinco opciones de distintas empresas con sus presupuestos pero decidimos seguir con Remica.

¿Por qué?
Nos decantamos por Remica porque en todo el tiempo que llevamos con ustedes hemos tenido un servicio de asistencia buenísimo. Cada vez que pasaba algo venían en seguida. Es una faena que en un día de mucho frío se estropee la calefacción,  pero siempre que se les ha llamado se han presentado rapidísimo.

Imagino que para usted, como presidenta, encargarse de buscar una empresa supondría una gran responsabilidad. Después de hacer el cambio, ¿qué le dicen los vecinos?
Nadie se me ha lamentado. La votación fue entre todos los vecinos así que tampoco tendría motivos porque yo busqué varias opciones. Además no se pueden quejar porque llegamos a un acuerdo muy bueno con Remica sobre la forma de pago.

¿Por qué decidieron acometer la individualización de calefacción?
Hicimos la individualización porque muchos vecinos protestaban porque estaban pagando calefacción sin usarla. Nuestro edificio da a dos calles distintas y en una da mucho más el sol que en otra, así que mientras unos pisos son muy cálidos, otros muy fríos. Eso llevaba a que había un grupo de vecinos que decían que tenían que abrir las ventanas y que estaban pagando calefacción para tirarla. Por eso nos decidimos a hacer la individualización.

¿Están contentos con la individualización?
Hay vecinos que dicen que ahora pagan más, pero eso se debe a que tienen más radiadores en sus casas de los que tenían en el momento en que se construyó la finca, sin embargo estaban pagando sus facturas por los elementos originales. De manera que esos radiadores nuevos que habían instalado los estábamos pagando entre todos, por lo que había vecinos que estaban pagando bastante más de lo que en realidad correspondía. Como ahora tenemos contadores individuales, no pagamos ni un céntimo más de lo que consumimos, ahora hay un pago más justo.

¿Cuáles diría que son las principales ventajas de tener contratado su servicio con Remica?
Yo diría que con vuestro servicio de mantenimiento es con lo que conseguís la fidelidad de los clientes porque yo recuerdo una vez que nos quedamos sin calefacción a las 9 de la mañana, y a las 9:30 ya teníamos aquí un técnico para arreglarlo. Eso es muy buena publicidad para vuestra empresa.

Entonces, supongo que recomendaría Remica a otras comunidades…
¡Por supuesto que sí! Tenemos por ejemplo aquí al lado una comunidad que todavía tiene carbón y en cuanto se decidan a cambiar de caldera, si me preguntan yo les recomiendo Remica.

Desde aquí queremos agradecer a María Josefa Asenjo su simpatía y su dedicación contestando a nuestras preguntas.