Remica patrocina esta temporada al equipo Avintia Racing de MotoGP y para celebrarlo ha lanzado numerosos sorteos. Hoy hablamos con Silvia, una bilbaína de 33 años, que ganó el concurso de #CocheRemica.  Éste retaba a los usuarios a hacerse una foto “original y divertida” con alguno de los vehículos de nuestra flota y compartirla en nuestras redes sociales. El ganador se llevaría un casco firmado por Héctor Barberá.

Ésta fue la fotografía ganadora:

Ganadora_coche_remica motoGP

Cuando le informamos a Silvia de que había ganado, nos contó que era una ferviente fan de Héctor Barberá, por lo que le ofrecimos la posibilidad de que viniera ella misma a recoger el casco de manos del piloto. Así lo hizo. Hoy, a través del teléfono, Silvia nos atiende para contarnos el cúmulo de sensaciones que le asaltaron el día que compartió con Héctor Barberá en Remica.

Lo primero que nos gustaría saber es cómo te enteraste del concurso.
Me enteré de que este año Remica patrocinaba al equipo Avintia Racing a través de la página de Facebook del equipo, así que di un “me gusta” a vuestra página.  A raíz de eso empecé a estar al tanto de vuestros concursos y cuando vi el del #CocheRemica pensé: – Este casco tiene que ser para mí.

Te hiciste una foto muy divertida, ¿cómo fue todo el proceso de hacértela, encontrar el coche, prepararla…?
Me dejó la moto de juguete una compañera del trabajo, después cogí una foto de la real y estuve inspirándome en ella para ‘tunear’ la que yo tenía. Le puse los logos de algunos de los patrocinadores, entre ellos el vuestro, el de Remica, el número 8 que es el de Héctor, etc.  Me puse una camiseta que tengo de Avintia y que además estaba firmada por Héctor y convencí a mi pareja, Miguel, para que me acompañara y se disfrazara de paragüera.

Era difícil encontrar un coche Sotratherm en Bilbao y estar preparados para la foto, así que les pedí ayuda para saber cómo dar con ellos. Me dijeron que a las 8 de la mañana se reunían los lunes en su sede en Deusto. Así que allí me fui, nos disfrazamos y nos pusimos para la foto, que nos la hizo un señor muy simpático que entraba a trabajar en ese momento.

Vuestro ‘fotógrafo’ se quedaría bastante asombrado, ¿no?
[Risas]Sí, le explicamos de qué iba el concurso y nos dijo que la fotografía le parecía ¡muy buena idea! Después, aparte de compartirla en las Redes Sociales, también se la envié a un montón de gente por whatsapp.  ¡Nuestros amigos nos dijeron que estábamos locos!

¿Y qué vais a hacer con el casco? ¿Tenéis carné de moto?
Yo no, Miguel sí. Pero de todas formas ese casco es para guardarlo de recuerdo. Voy a ver si encuentro algún producto para conseguir que no se vaya la dedicatoria de Héctor. Mi idea es ponerlo en una vitrina en casa.

¿Nos cuentas qué te puso Héctor de dedicatoria?
¡Claro que sí! Puso lo siguiente:

Para mi amiga Silvia, con mucho cariño y afecto, gracias por todo el apoyo.

Así que Héctor ya te conocía…
Sí desde el equipo Avintia, por participar en un sorteo, me dieron la oportunidad de conocerle el año pasado. Pude hablar con él y fue muy muy simpático conmigo.

¿Desde cuándo eres fan de Héctor? ¿Por qué?
En 2011 le regalé a Miguel unas entradas para que fuera al circuito de Cheste a ver a Valentino Rossi. Yo no sabía nada de motos, no conocía a casi ningún piloto, pero le acompañé porque estaba muy ilusionado.

Durante unos entrenamientos, hubo un piloto que saludó a nuestra grada, y pensé: -mira qué majo este chaval que saluda. Toda la gente aplaudió, porque hay muchos pilotos que “pasan” de hacerlo.  Pregunté quién era, y me dijeron que Héctor Barberá. El caso es que en la siguiente curva se calló, la gente le aplaudió para animarle y se acercó y lanzó los guantes a nuestra grada.  En ese momento pensé: -Este chico se acaba de ganar un fan más.

Así que gracias a Héctor te has aficionado a las motos…
Sí, sí, totalmente. A partir de ese momento, empecé a ver lo cercano que es y lo buen deportista y me empecé a aficionar muchísimo por la MotoGP.

Cuando viniste aquí, vimos que como buena fan, sabes un montón de cosas sobre Héctor Barberá. De todo lo que contó durante la visita, ¿qué fue lo que más te sorprendió?
Sobre todo el descubrir todos los rituales que lleva a cabo antes de cada competición, como comer justo una hora antes, la manera en la que se pone las botas o el hecho de que escuche música clásica antes de cada carrera.

Y ya para terminar, Silvia, ¿qué destacarías del día que estuviste en Remica conociendo a Héctor?   
El trato que recibí de Remica fue una pasada, me quedé asustada de lo bien que nos acogisteis. Se ve que en Avintia no sólo ellos son buena gente sino que también se buscan patrocinadores que lo sean porque de verdad que os lo voy a agradecer siempre. Fue un gran día. ¡Muchísimas gracias!

Desde aquí queremos agradecerle a Silvia y a Miguel su simpatía el día que vinieron a Remica y a la hora de atendernos.