Muchas comunidades que desean rehabilitar su sala de calderas comunitaria, y que utilizaban como combustible carbón o gasóleo, optan por cambiar a una instalación de gas natural. Este fenómeno se debe a que son muchas las ventajas de este tipo de instalaciones; unos beneficios tanto económicos como de eficiencia que detallamos a continuación:

La instalación de gas es segura

Algunas personas creen erróneamente que el gas natural en calderas comunitarias puede ser peligroso, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Las instalaciones de gas centralizadas en comunidades nunca han sufrido explosiones. La información que acostumbramos a encontrar en las noticias se refiere a instalaciones individuales deficientemente mantenidas o en las que han sido alteradas las condiciones de seguridad, como por ejemplo la ventilación.

Además, el gas natural también es más seguro en comparación con instalaciones que usan otro tipo de combustible como el gasóleo. En una sala de calderas, mientras el gasóleo mantiene una atmósfera explosiva en el depósito de acumulación, el gas natural no, ya que el suministro es instantáneo, en el momento de la demanda. Así, las posibilidades de alcanzar altas concentraciones de gas se ven anuladas por una triple seguridad:

  • Electroválvula de corte automático de suministro de gas en el exterior de la sala.
  • Sistema de corte incorporado en las propias calderas.
  • Detectores de gas en cuarto de calderas.

Edificios de oficinas, centros comerciales, hospitales, miles de comunidades de propietarios, etc. confían actualmente en sus instalaciones centralizadas de gas natural, las cuales se encuentran avaladas por altos estándares de calidad y seguridad.

 Más eficiencia energética

Cuando una comunidad de propietarios se propone renovar sus instalaciones térmicas, el retorno de la inversión debe ser el criterio principal a la hora de decidirse por una u otra instalación. De ahí la importancia de que las comunidades estén asesoradas por un buen gestor energético, que les indique qué solución se adapta mejor a las características de su edificio.

En muchos casos el gestor energético sugiere cambiar a instalaciones de gas natural ya que es un combustible más económico (el kWh del gasóleo se sitúa en torno a 0,104 €/kWh frente a 0,059 €/kWh del gas natural) y, además, más sostenible ya que se emite menos emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

 Las viviendas no se ven afectadas por el cambio

En los casos en los que se opta por sustituir una caldera de gasoil o de carbón por gas natural es necesario cambiar la caldera centralizada y hacer las adaptaciones oportunas en la sala de calderas. Sin embargo, no es necesario instalar  ningún tipo de dispositivo a gas en el interior de las viviendas.

Beneficios de las calderas de condensación

Aprovechar, aprovechar y aprovechar; esa se podría decir que es la máxima de las calderas de condensación. Así, mientras las calderas convencionales desaprovechan el propio calor que desprenden al generar energía, las de condensación lo utilizan para aumentar su producción.

Para entenderlo, hemos de tener en cuenta que durante el proceso de condensación se produce un cambio de fase de una sustancia en estado gaseoso a estado líquido. Durante ese proceso se libera energía, a la que se denomina ‘calor latente’. Es precisamente ese calor el que aprovechan las calderas de condensación para aumentar su rendimiento y por ende, para ahorrar energía.

De este modo, mientras en las calderas convencionales se pueden llegar a alcanzar temperaturas de hasta 180º que generan vapor de agua que se expulsa junto al resto de gases convencionales, en las calderas de condensación se baja la temperatura de esos gases por debajo de la temperatura de rocío (temperatura en la que el vapor de agua pasa de estado gaseoso a líquido) para que se condensen y así poder aprovechar el calor latente. Esa energía que se libera en forma de calor es la que se aprovecha para calentar el agua del circuito. Por ello, el rendimiento de este tipo de calderas puede llegar a alcanzar el 109% porque ofrecen un resultado superior al que podrían conseguir sólo a través del combustible.

Mejor contratar un servicio integral

Actualmente, cientos de clientes confían ya en Remica Comercializadora como empresa suministradora de gas natural a todo el territorio nacional.

¿Quiere más información sobre las ventajas de las instalaciones térmicas de gas natural? ¡Contacte con Remica!