En su compromiso con el sector de la eficiencia energética, Remica ha firmado el acuerdo voluntario del Código de Conducta Europeo para los Contratos de Rendimiento Energético; una iniciativa enmarcada dentro del proyecto Transparense, coordinado en España por la consultora energética Escan, cuyo fin es aumentar la transparencia en el mercado de los servicios energéticos.

A través de los Contratos de Rendimiento Energético (EPC), las empresas de servicios energéticos (ESEs) como Remica ofrecen una garantía de ahorro de energía durante todo el periodo de duración del contrato. Además, el cliente disfruta de la seguridad de que la ESE responderá si se producen incidencias que afecten a la estimación de ahorros energéticos, al diseño o a la ejecución del proyecto.

Remica, al igual que el resto de entidades firmantes, se compromete a cumplir de forma voluntaria los nueve principios reflejados en el Código, que se consideran fundamentales a la hora de acometer proyectos que incluyan Contratos de Rendimiento Energético en los países europeos. Se aspira así a establecer un estándar de calidad que sirva para aumentar la confianza de los potenciales clientes en proyectos de servicios energéticos.

Como una de las empresas líderes en el sector de los servicios energéticos, Remica comparte y practica desde hace tiempo los principios que recoge el Código, entre los que se encuentran la rentabilidad y sostenibilidad de los proyectos, la estrecha colaboración con el cliente, la transparencia y la calidad de los procesos, el empleo de personal cualificado así como la exigencia de que la ESE esté acreditada o registrada.

Remica fue la primera empresa de servicios energéticos española en garantizar por contrato el ahorro energético a obtener fruto de la renovación y gestión energética de las instalaciones. Desde 2014, ofrece una garantía de transparencia adicional al certificar dichos a través de la entidad certificadora independiente TÜV Rheinland.

En la actualidad más de 300 profesionales cualificados trabajan para mejorar el rendimiento y la eficiencia energética de las más de 5.000 instalaciones que gestiona Remica. Entre los principios de la compañía se encuentra el conseguir ahorros económicos y energéticos garantizados, asegurando en todo momentoque estas actividades se realizan bajo criterios de prevención de la contaminación y de minimización de su impacto medioambiental.

Siguiendo siempre los estándares de calidad, Remica posee las certificaciones ISO 9001 en Calidad e ISO 14001 en Medio Ambiente. Recientemente ha sido una de las primeras empresas en obtener el sello ESE PLUS de la Asociación Nacional de Servicios Energéticos (ANESE), dentro de la especialidad de sistemas de HVAC (aire acondicionado, calefacción, ventilación y agua caliente sanitaria).