Remica facturasLa factura energética puede resultar a veces algo complicada de entender, por ello, desde Remica, con el fin de que no te quede ninguna duda, hemos decidido darte toda la información que necesitas para que no tengas ninguna dificultad a la hora de comprender nuestras facturas.

No obstante, si después de leer este artículo sigues teniendo alguna pregunta sobre tu factura de Remica, nuestro equipo de profesionales está a tu disposición para darte todo tipo de información adicional.

Factura de Remica de gestión energética

Remica incluye entre sus servicios la gestión energética de las instalaciones. Este servicio supone que se facture la energía útil (KWh), es decir, la energía que sale ya transformada después de que el combustible haya pasado por la caldera.

Un ejemplo de plan de ahorro de Remica que lleva incorporada la gestión energética es el Plan Remica 40/7 Coste Cero,  que asegura a los clientes un techo de gasto. El objetivo de éste es lograr un ahorro energético de al menos un 40%, con un retorno de la inversión igual o inferior a 7 años. La tecnología y las mejoras que se introduzcan en la comunidad se pagan a través de los ahorros conseguidos, lo que no supone ningún tipo de derrama para los vecinos.

A continuación vamos a ver el tipo de factura que llega a las comunidades de propietarios de Remica que se han decantado por el servicio de gestión energética (GIS):

Remica facturas

  1. Datos del cliente

 Lo primero con lo que nos encontramos son los datos del cliente, su nombre completo, dirección y N.I.F.

  1. Datos de facturación

En este apartado encontramos la comunidad de propietarios, así como la fecha, número de factura y número de cliente.

  1. Tarificación

A continuación, se recogen los periodos de aplicación de las distintas tarifas. En la tabla se muestran, en la primera línea la tarifa original a la que se contrató el servicio, y en la última la tarifa vigente, entre medias las tarifas de periodos  anteriores (máximo cinco) a esta última.

  1. Inmediatamente debajo, en el bloque cuatro, encontramos detallada la Gestión integral de Servicios Calefacción:

Así, en primer lugar se encuentra la ‘Cuota de servicios’.  Aquí encontramos una serie de conceptos fijos, los mismos en un periodo de 12 meses. La cantidad varía cuando se aplica el IPC una vez al año. :

  • El mantenimiento, que incluye servicio de Telegestión presencial 24 horas los 365 días del año.
  • La garantía total, en el caso de que así la haya contratado el cliente
  • Elconsumo telefónico, en la sala de calderas por la Telegestión
  • La contabilidad energética
  • El término fijo de gas
  • El alquiler de contador de gas, etc.

A continuación se recoge el gasto de agua caliente sanitaria (4.1).  Este apartado incluye por un lado, la fecha de lectura y la numeración actual del contador, y la fecha de lectura y numeración anterior del contador. El consumo a facturar es el resultado de restar estas dos cifras, lectura actual menos lectura anterior.

  • Consumo (C1) = Lect. Actual (A1)– Lect. Anterior (A2)

Además aparecerá el precio de la energía vigente, es decir, el precio P al que el cliente pagará  el kWh, que multiplicado por el consumo nos dará el importe de la energía total sin IVA.

La última parte de este epígrafe se corresponde con el Contador de Calefacción (4.2 ). Al igual que el agua caliente sanitaria, el consumo (C2) de la calefacción lo calculamos restando a la lectura actual (B1), la lectura anterior (B2), las cuales aparecen señalizadas. También se presenta el precio de la energía vigente y el importe de la energía total consumida sin IVA.

  • Consumo (C2) = Lect. Actual (B1) – Lect. Anterior (B2)

Ambos totales se suman (C1+C2)  y obtendremos el “Total del consumo de energía” (5). En la última parte de la factura nos encontraremos el importe que debemos pagar. Para llegar a él, sumamos por una parte tanto la cuota de servicios como el resultado obtenido del agua caliente y la calefacción (6). Esa cantidad será la base imponible a la que deberemos sumar el IVA correspondiente (7). Una vez hecha esta operación obtendremos el Total de la factura (8).

Factura de Remica de GICA

Otro tipo de factura  de gestión energética es la del servicio GICA que ofrece calefacción y agua caliente sanitaria centralizada, sin embargo, cada vivienda cuenta con un contador individual, de manera que cada propietario paga sólo por lo que consume.

El servicio GICA incluye además una gestión completa de las instalaciones: suministro de gas natural, suministro de agua para la calefacción y el ACS, mantenimiento de acuerdo a la normativa vigente, servicio de atención al cliente 24h los 365 días del año, garantía total de equipos y mano de obra (siempre y cuando sea una instalación que haya realizado Remica), servicio de telegestión, gestión energética, lectura de contadores y facturación.

Cuando un cliente del servicio GICA recibe su factura, ésta tendrá el siguiente aspecto:

remica facturas

A continuación te explicamos cada uno de los apartados que te encuentras en la factura:

  1. Datos del cliente: son los datos de la persona titular del contrato. En este apartado también se refleja el número de póliza o contrato, así como el número y fecha de la factura.
  2. Datos postales,  persona y dirección donde se envía la factura, que habitualmente coinciden con los datos del cliente.
  3. Lecturas, consumo y facturación de la calefacción
    En este apartado encontramos la fecha de la última lectura del contador y el consumo en kWh que reflejaba (A1), y la fecha de la lectura actual y el consumo que refleja (A2). Por tanto, el consumo a facturar es el resultante de restar al consumo de la última lectura, el consumo de la lectura anterior (Consumo = A2 – A1)
  1. Lecturas, consumo y facturación del Agua Caliente Sanitaria
    Funciona de la misma forma que el apartado anterior, se calcula restando a los m3 del consumo de la última lectura (B2) los m3 del consumo reflejado en la lectura anterior (Consumo ACS = B2 – B1)
  2. Detalle de facturación de calefacción: el coste total de la calefacción lo obtenemos de multiplicar el consumo del periodo que estamos contemplando por el precio del kWh establecido en contrato.
  3. Detalle de facturación del agua caliente sanitaria: de igual forma que la calefacción, obtenemos el coste total de multiplicar el consumo calculado en el punto 4 por el precio establecido en contrato por m3.
  4. Cuota fija: es la cantidad fija establecida en contrato, que se factura; exista o no consumo, y es la misma en un periodo de 12 meses. La cantidad varía cuando se aplica el IPC una vez al año.
  5. IVA: A los importes de los puntos 5, 6 y 7, tenemos que sumarle el IVA correspondiente, actualmente del 21%.
  6. Total Factura: la suma de los importes de calefacción, ACS y cuota fija, más el IVA, nos da el importe total de la factura.

Si cuentas con este servicio y recibes tu factura en papel pero prefieres que te la enviemos a través del correo electrónico, puedes pedirnos el cambio llamando al  91.396.03.30 o enviar un correo electrónico a la dirección facturaelectronicasi@remica.es indicando el nombre, apellidos y DNI del titular de la póliza, así como una dirección de correo electrónico a la que enviar las facturas.

¿Tu comunidad ha individualizado el consumo de calefacción? Así es tu recibo de liquidación

Si vives en una comunidad con calefacción central y habéis decidido individualizar el consumo de calefacción, entonces recibirás un recibo de liquidación que tendrá las siguientes características:

FACTURAS_REMICA

 

Como ves, en el mismo se recoge el consumo de cada uno de los radiadores que componen tu vivienda. Pero… ¿cómo se calcula? La fórmula para hallar el consumo de cada radiador es la siguiente:

Consumo radiador (€) = ( Cact  Cant ) x K x P

En la que en ella cada uno de los factores representa lo siguiente:

Cact – Lectura actual del repartidor

Cant – Lectura del repartidor al inicio del periodo de facturación

K – Factor de conversión, en función del tipo de radiador

P – Precio de cada unidad consumida de calefacción

El consumo de cada radiador es el resultado de multiplicar las unidades de consumo registradas en cada repartidor de costes de calefacción multiplicado por el valor “K” de conversión. Este factor “K” es determinado en un laboratorio independiente que somete a pruebas cada tipo de radiador.

El precio (P) de la unidad de calefacción es único para todo el edificio, y se calcula en base al consumo real.

Para que lo entendamos mejor, conviene que pongamos un ejemplo tomando como referencia la factura anterior. Supongamos que la caldera de calefacción central ha tenido los siguientes gastos para la comunidad:

Mantenimiento: 500 €
Electricidad: 300 €
Combustible: 10.000 €

TOTAL 10.800 €

Los costes fijos de la instalación se reparten por coeficiente a cada vecino. Estos costes fijos incluirán, por un lado, el mantenimiento y la electricidad, y por otro, entre un 25% y un 35% del combustible, debido a las pérdidas de generación y distribución que se registran en la instalación. Ese porcentaje varía y lo establece la comunidad de propietarios.

Si suponemos que el porcentaje acordado es del 25% los costes fijos serán:

500+300+2.500= 3.300 €

Los costes variables (el resto, es decir 7.500 €) se repartirán en base al consumo real, siendo éste la suma de los consumos medidos por los repartidores de costes. Si por ejemplo, el consumo en calefacción del edificio son 20.000 unidades de calefacción, entonces:

P = 7.500 €/20.000 unidades = 0,375 € por unidad de consumo

De esta manera, en el recibo de liquidación vemos que se incluyen los siguientes conceptos:

Datos generales del abonado: Incluye la dirección, número de abonado, número de emisión del recibo y periodo de liquidación.

Conceptos de liquidación: Este apartado se desglosa en dos:

  • Costes fijos de calefacción central: Hemos de tener en cuenta que aunque hagamos un consumo individualizado de la calefacción, el cuarto de calderas y las redes generales se comparten entre todos los vecinos, por tanto, hay una serie de gastos que se desprenden de su funcionamiento (consumo eléctrico, mantenimiento, pérdidas de generación y distribución del combustible, etc.) y que deben ser cubiertos comunitariamente.
  • Parte variable: En este apartado se incluye la cantidad que el cliente debe pagar por el calor emitido por cada uno de los radiadores de su vivienda, calculado de la manera que ya hemos explicado. El usuario encontrará en su recibo un desglose en el que además se identifica el consumo de cada radiador en función del lugar en que se encuentra ubicado en la vivienda.

Gráfico de consumo: El documento incluye un gráfico en el que podemos visualizar el histórico del consumo de calefacción de cada vivienda.

Factura de Remica de Gas

Remica comercializadora ofrece ya suministro de gas a cientos de clientes a nivel nacional. Para aquellos que hayan contratado este servicio, el tipo de factura que reciben tiene la siguiente forma:

 

 

Remica facturas

 

1. Datos del contrato. En este apartado figuran los datos que identifican al titular del contrato (ya se trate de una organización, comunidad…): nombre, dirección postal, número de identificación y la cuenta corriente en la que ha domiciliado el recibo. Además figura:

  • El número de factura.
  • La fecha de factura.
  • El periodo de facturación, que puede ser mensual o bimestral.

Además, figuran otros tres conceptos que sirven para identificar la instalación:

  • El Grupo Tarifario: Grupo de tarifa asignado por la distribuidora al consumidor, en función de su consumo, y que determina los peajes que el consumidor debe pagar a la compañía distribuidora.
  • El número de contador del cliente: dato que proporcionan las compañías distribuidoras de gas.
  • El código universal de Punto de Suministro (CUPS):  Es el número que identifica a cada instalación.

2. Datos postales. Dirección a la que se hace llegar la factura.

3. Lecturas y consumos. Este apartado refleja los datos del contador.

  • 3. 1 Lectura Actual. Incluye la última lectura del contador. Dependiendo del sistema de lectura del contador puede ser real, estimada, o puede ser facilitada por el propio cliente.
  • 3.2 Factor de Conversión. Este dato, que refleja el grado de compresión y la calidad de los componentes del gas natural, lo facilitan a las compañías el gestor técnico del sistema. Puede variar en función del periodo de facturación y la zona de distribución.

4. Detalle de facturación. Desglosa cada uno de los conceptos que, sumados, forman el precio final de la factura.

  • 4.1 Término de energía. Son los kWh consumidos, aplicándose la tarifa que el cliente tenga contratada.
  • 4.2 Descuentos. Este concepto aparece en aquellos casos en los que el cliente contrató una tarifa en la que se incluía un descuento.
  • 4.3 Término fijo. Está establecido por la legislación vigente para cada término tarifario y es diferente en función del grupo tarifario al que pertenezca el cliente.
  • 4.4 Alquiler de equipos. En caso de disponer de un contador de gas alquilado, el precio se incluye en este concepto. El precio del alquiler de los contadores no lo establecen las compañías comercializadoras de gas, sino que se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
  • 4.5 Impuesto de hidrocarburos. Se trata de un impuesto fijado a nivel estatal que afecta al consumidor final.

5. Historial de consumos. Refleja el consumo realizado durante los últimos 24 meses en los que el consumidor estuvo dado de alta en Remica Comercializadora.

6. Información de facturación ATR’S (acceso de terceros a la Red). Información relativa a los peajes y cánones asociados al grupo tarifario, y que son establecidos por Ley.

Esperamos que este repaso pormenorizado de los tipos de facturas que extiende Grupo Remica, en materia de energía, te haya servido para resolver tus dudas en torno a ellas. De lo contrario, te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros para responder a tus preguntas.