En los sistemas de calefacción central, una misma fuente de calor es capaz de proporcionar calefacción a varias viviendas de un edificio o de un conjunto de edificios.

Frente a los sistemas de calefacción individual, los sistemas de calefacción central presentan varias ventajas, entre ellas:

Ventajas económicas

  • Al necesitar grandes volúmenes de combustible es habitual que las comunidades de propietarios con sistemas de calefacción central disfruten de descuentos en el precio de la energía.
  • El coste de mantenimiento es menor, ya que en lugar de varios mantenimientos individuales se paga un único mantenimiento entre todos los vecinos.

El acceso a combustible más barato y los precios de mantenimiento más bajos hacen que, a la larga, la inversión que requiere este tipo de instalaciones se amortice antes.

 Beneficios energéticos

  • Por regla general, el rendimiento de la caldera centralizada es mejor que el de las calderas individuales. Así por ejemplo, un particular realiza varios apagados y encendidos si pasa bastantes horas fuera de casa. La caldera comunitaria, en cambio, funciona de manera continua, lo que evita el gasto energético  que supone reanudar continuamente el suministro.

Más comodidad para las personas

  • Se ahorra espacio en las viviendas ya que la caldera no se encuentra dentro de las casas sino en un cuarto específico, bien ventilado y adecuado para garantizar el buen funcionamiento
  • Cada usuario no debe estar pendiente de recibir a los técnicos que realizan el mantenimiento de la caldera; es el presidente o el administrador quien gestiona con la empresa mantenedora cómo y cuándo realizar el mantenimiento necesario, según la normativa vigente y en función del acuerdo alcanzado con la comunidad de propietarios.

 

Calefacción central de uso individualizado

Frente a las calefacciones centrales tradicionales, en las que los gastos se repartían a partes iguales entre todos los vecinos, en el modelo de calefacción central de uso individualizado cada usuario paga ‘por lo que consume’. Esta medida contribuye a mejorar significativamente la eficiencia energética de los edificios. Se basa en la instalación de dispositivos que permitan regular y contabilizar de forma individualizada la calefacción en el interior de las viviendas:

  • Válvulas termostáticas. La función de las válvulas termostáticas es regular el caudal de agua que entra en cada uno de los radiadores y, con ello, la temperatura de las habitaciones. Las válvulas pueden contar con dos tipos de cabezales: los manuales y los termostáticos. Los primeros sólo permiten abrir o cerrar el radiador manualmente. Sin embargo, con los segundos la regulación es automática en función de la temperatura de la habitación.
  • El repartidor de costes o calorímetro sirve para medir el consumo de calefacción de cada radiador. Estos dispositivos electrónicos se colocan sobre la superficie del radiador y, normalmente, sólo es necesario fijarlos mediante unos tornillos de sujeción.
  • Los detentores son las válvulas que se instalan en la salida de agua del radiador. Junto a la válvula principal, que se ubica en la entrada de agua, permiten aislar cada radiador del resto de la instalación de calefacción. Se utilizan en instalaciones de calefacción para cerrar el flujo de agua al radiador durante trabajos de mantenimientos, obras o al sustituir el radiador.

¿Cómo es la individualización con Remica?

Remica ya ha acometido la individualización en miles de edificios residenciales. Así es el proceso:

  1. Fase informativa. Los vecinos reciben una carta en la que se les informa de la contratación del servicio. En el portal se coloca un cartel con el día en el que nuestro personal realizará una visita informativa para explicar cómo será el proceso, donde además se realizará una toma de datos.
  2. Toma de datos de cada vivienda. Un técnico de Remica recogerá los datos relativos a los radiadores de cada vivienda y sus características para proceder a la selección de válvulas y cabezales termostáticos más adecuados para cada radiador, lo que nos permitirá asegurar el correcto equilibrado hidráulico de la instalación. En ese momento, el usuario podrá contratar si lo desea dispositivos electrónicos, así como la instalación de detentores. Es muy importante, para la correcta ejecución de la instalación, que el día indicado para la toma de datos haya alguien que permita el acceso del técnico a la vivienda.
  3. Instalación. Se informará con antelación a los vecinos de los días elegidos para realizar la instalación. En la fecha señalada, los técnicos de Remica necesitarán acceder a todas las viviendas para llevar a cabo la instalación de los dispositivos: una válvula termostática y un repartidor de costes en cada radiador. Asimismo, para aquellos usuarios que así lo hayan solicitado, se procederá a la instalación del detentor y dispositivos electrónicos.
  4. Equilibrado hidráulico. El equilibrado hidráulico es clave para una correcta individualización del consumo. Gracias al equilibrado hidráulico de la instalación conseguiremos que todos los radiadores de la vivienda calienten adecuadamente, ya que recibirán el agua que necesitan. Asimismo, el equilibrado hidráulico permitirá el óptimo funcionamiento de las válvulas termostáticas, asegurando que alcanzamos la temperatura deseada en nuestro hogar y poniendo fin a las grandes diferencias de temperatura entre viviendas. En caso de no llevar a cabo el equilibrado, la diferencia entre la temperatura real y la deseada puede llegar a ser de ± 2°C.
  5. Llenado instalación. Para llevar a cabo el montaje de los dispositivos, se habrá vaciado previamente la instalación, evitando así cualquier incidencia causada por el agua del circuito. Una vez finalizados los trabajos, Remica procederá a llenar de nuevo la instalación. Se informará de la fecha y hora del llenado a través de cartel informativo que se colocará en el portal. Es muy importante que en esa fecha/ hora los vecinos estén en sus viviendas para comprobar que no existen fugas o goteos en las válvulas. En las fechas correspondientes a la toma de datos, instalación de dispositivos y llenado de la instalación, Remica informará a los vecinos con varios días de antelación, dada la necesidad de acceder a las viviendas.

Para más información no dude en ponerse en contacto con Remica Servicios Energéticos remica@remica.es