Gozar de un buen servicio de agua caliente sanitaria (ACS) en la vivienda es fundamental para el bienestar de las familias. Abrir el grifo y contar con agua caliente para fregar, ducharse o lavarse los dientes es un gesto normal en miles de hogares.

Sin embargo, en algunos edificios de viviendas es probable que con el tiempo aparezcan problemas en el suministro de agua caliente sanitaria, entre ellos, que el agua no alcanza la temperatura necesaria ni el caudal adecuado. Incluso, puede suceder que el agua llegue con partículas y una coloración amarillenta. ¿A qué pueden deberse estos problemas?

 

Obstrucción de tuberías de agua caliente sanitaria

La obstrucción de tuberías se genera cuando, por efecto del paso del tiempo, el diámetro interior de ida y de retorno disminuye debido a la incrustación de cal, lodo y otras impurezas que transporta el agua.

Este fenómeno, que se produce en todas las tuberías de agua, es más acusado en las de agua caliente, ya que la temperatura elevada favorece la disolución de estas sustancias y su posterior decantación cuando no hay consumo.

 

Desequilibrio hidráulico

El desequilibrio hidráulico es un problema que se origina en la fase de diseño de la instalación, si este no se ha realizado correctamente.

Algunos de los factores que pueden generar el desequilibrado hidráulico son que los diámetros, la distribución de tuberías o la elección de la bomba de retorno sean inadecuados. O que esté mal hecha la interconexión entre el circuito de ida y de retorno, lo que genera la acumulación de aire que impide la recirculación de agua por alguna de las columnas.

 

El paso del tiempo

Como sucede con todas las cosas, el paso del tiempo es un importante factor a tener en cuenta en el deterioro de las redes de tuberías, especialmente en las de acero galvanizado. Este material termina por deteriorarse y oxidarse con el paso del tiempo y los habitantes de las viviendas pueden llegar a notarlo en que el agua llega sucia a los puntos de consumo.

Además, habitualmente, con el paso de los años es probable que la red de tuberías del edificio haya tenido que realizarse ciertos arreglos que, en algunos casos, han terminado por generar nuevos problemas. Por ejemplo, si en una tubería de hierro galvanizado se han realizado arreglos de cobre y las uniones no se han hecho de manera adecuada, pueden producirse roturas y oxidación en ciertos puntos de la red de tuberías.

 

Soluciones para gozar de buen suministro de agua caliente sanitaria

A los problemas que hemos detallado anteriormente, solo cabe una solución: renovar la red de tuberías.

Si bien es habitual que este proceso conlleve la realización de una obra civil que afecte a las zonas comunes y a algunas zonas privadas, cuando la obra civil en el interior de las viviendas se prevé complicada, cabe la posibilidad de realizar una limpieza de las tuberías existentes con un sistema abrasivo y recubrir posteriormente el interior de la tubería con una resina epoxi que dota a la instalación existente de la durabilidad y prestaciones de una instalación nueva, logrando que todo el edificio vuelva a disfrutar de un buen servicio de agua caliente sanitaria.

Para que todo el proceso se lleve a buen puerto, se recomienda:

 

  • No posponer las reformas. Cuando la red de tuberías muestra un alto grado de deterioro, posponer la renovación solo conlleva que aumenten los riesgos de averías y, en consecuencia, que se incrementen los gastos al tener que hacer frente a nuevas averías.
  • Confiar en profesionales cualificados, que realicen un diagnóstico personalizado de las necesidades de la red de tuberías. El proyecto de renovación de la red de tuberías ha de estar bien diseñado y dimensionado, con materiales de calidad.
  • Que la compañía que realice la reforma ofrezca un servicio integral. Para mayor tranquilidad de los propietarios, compañías como Remica ofrecen un servicio integral para la renovación de la red de tuberías. Somos capaces tanto de dimensionar correctamente la instalación, como de proveer los materiales adecuados y sus accesorios de montajes. Realizamos el aislamiento de tuberías usando los espesores adecuados (al menos, deberán cumplirse los aislamientos establecidos en el RITE). Nos ocupamos de la valvulería de corte y del equilibrado hidráulico de la instalación. Y, además, prestamos asistencia en labores de la albañilería imprescindible y velamos para que en la puesta en marcha de la instalación todo funcione de manera adecuada.