Un nuevo paso hacia el transporte sostenible. El Ministerio de Energía, turismo y Agenda Digital ha aprobado el Plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa (MOVALT).

A través del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía) destinará 35 millones de euros para actuaciones dirigidas a fomentar la movilidad alternativa y eficiente. De ese modo, el Gobierno pretende dar continuidad a los planes impulsados para fomentar un transporte sostenible y las infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos.

 

¿Qué ayudas contempla el plan?

El plan contempla dos tipos de acciones:

  • Se destinarán 20 millones de euros a la adquisición de vehículos de combustibles alternativos, propulsados por Autogás (GLP), Gas Natural (GNC, GNL) o bifuel gasolina-gas, Eléctricos (BEV, REEV, PHEV) o por pila de combustible. Los vehículos adquiridos deberán ser nuevos o con una antigüedad inferior a nueve meses. Los beneficiarios podrán ser particulares, autónomos, PYMES, empresas y administraciones públicas.

 

  • Se destinarán 15 millones de euros a la instalación de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos. Los beneficiarios podrán ser administraciones, empresas públicas y privadas. Se financiará la instalación de infraestructuras de recarga tanto para uso público en el sector no residencial (aparcamientos públicos, hoteles, centros comerciales, universidades, hospitales, polígonos industriales, centros deportivos, etc.), como para uso privado en zonas de estacionamiento de empresas privadas, así como para su ubicación en la vía pública y en la red de carreteras. La cuantía de las ayudas cubrirá hasta el 60% del coste de inversión en el caso de entidades públicas y PYMES, y el 40% para el resto de empresas.

 

Al fomentar el transporte sostenible, ¿qué se pretende conseguir?

El principal objetivo del Plan MOVALT es fomentar el transporte sostenible. Aumentar el parque de energías alternativas tiene múltiples beneficios: reduce las emisiones de dióxido de carbono y de otros gases contaminantes, que enturbian la calidad del aire de los núcleos urbanos.

Además, con un transporte más sostenible, aumenta el ahorro y la diversificación de las fuentes energéticas, y disminuye la dependencia energética del petróleo para nuestro país. Más información: www.idae.es

Como empresa de servicios energéticos, Remica apuesta por el transporte sostenible; una alternativa buena para el medio ambiente y también rentable para las empresas. En 2013 incorporó 30 automóviles eléctricos, que suponen el 20% de su flota de vehículos. Este hecho ha implicado la reducción de un 38,55% de emisiones de dióxido de carbono y de un 20% en costes de desplazamiento.