Acabamos de dar la bienvenida a 2015 y con los excesos de las fiestas la cuesta de enero se puede hacer muy dura sobre todo para nuestro bolsillo. Por ello, desde Remica hemos realizado esta infografía con diez consejos de ahorro de energía para que este 2015 empiece con buen pie.

decalogo_consejos

Conviene que recordemos que la energía más barata es aquella que no se consume, para ello hay una serie de gestos que nos pueden ayudar a ahorrar energía y reducir la factura energética hasta en un 20%.  Basta con cambiar un poco nuestros hábitos de consumo y contar con empresas como Remica para conseguirlo.

Los diez gestos que nos pueden ayudar a ahorrar energía son:

1. Bombillas de bajo consumo. Consumen hasta un 80% menos, duran 8 veces más y reducen a una cuarta parte la generación de calor que las lámparas incandescentes.

2. Electrodomésticos clase A o superior. A igualdad de prestaciones, un aparato electrodoméstico de clase A consume un 70% menos de energía que uno de clase G.

3.  La temperatura recomendada en una vivienda es entre 21º y 23º, salvo en los dormitorios, que oscila entre 19º y 21º.  Cada grado que aumentamos la temperatura de forma innecesaria incrementa el consumo de energía entre un 7% y un 10%.

4. Mejorar el aislamiento mediante burletes en puertas y ventanas, ya que nos ayuda a evitar pérdidas de calor.

5. Una adecuada gestión y mantenimiento energético de los servicios comunes puede suponer alcanzar ahorros superiores al 20%.

6. No debemos cubrir los radiadores o ponerles obstáculos para conseguir que la distribución sea correcta.

7. Utilizar bases de conexión múltiple con interruptor ya que evitará el consumo de los pilotos rojos de encendido, que pueden llegar a suponer el 5% de la energía eléctrica consumida en el hogar.

8. Abrir las ventanas para ventilar no más de 10 minutos, tiempo suficiente para permitir que circule y se renueve el aire sin que se escape demasiado calor.

9. Usar lavavajillas supone hasta un 40% menos de agua y un 10% menos de energía que lavar a mano.

10. Aprovechar la luz natural, cerrar las persianas por la noche, desconectar los aparatos eléctricos que no se usan y cerrar los radiadores de las estancias no utilizadas, son otros gestos que nos ayudarán a ahorrar.