Al encender su calefacción, hay clientes que pagan por energía útil de generación. ¿Qué significa esto? Para poder responder a esta pregunta, hay que explicar cómo viaja la energía.

Desde que llega al edificio hasta que se utiliza en los radiadores,  la energía realiza un recorrido a lo largo del cual se producen pérdidas.  Estas pérdidas, así como el grado de aprovechamiento del combustible, pueden estar condicionadas por varios factores como la eficiencia de la caldera, la altitud o la época del año. Los clientes que pagan por energía útil de generación se aseguran de que estas mermas no influirán en el precio de su factura.

Ventaja 1: No pagas por la energía que se ‘pierde’

Los clientes que pagan por energía útil de generación tienen una importante ventaja: están seguros de que pagan únicamente en función del tiempo que tienen encendida la calefacción, y que parte de la factura energética no se destina a cubrir pérdidas de generación o mermas en el sistema.

 

Ventaja 2: Compensa económicamente

Nuestra experiencia como mantenedores y gestores energéticos de miles de instalaciones térmicas nos ha permitido comprobar que pagar por energía útil acaba compensando económicamente. ¡El usuario solo tiene que preocuparse por mantener la temperatura de confort que desea en su hogar, con la tranquilidad de saber que pagará solo por lo que consuma!

 

Ventaja 3: Las cuentas más claras

En las instalaciones en las que el consumidor paga por energía útil, el precio del kWh es acordado entre el consumidor y el gestor energético.

Para saber si estamos pagando en nuestra factura de calefacción por energía útil o no, es importante distinguir si el kWh de nuestra factura de calefacción se corresponde con la energía que llega a su instalación (kWh de gas)  o con la energía que realmente emplea su sistema de calefacción (kWh de energía útil).

 

Ventaja 4: Más eficiencia energética

En las instalaciones de Remica Servicios Energéticos en las que el consumidor paga por energía útil y se realiza una gestión energética, el funcionamiento de las instalaciones se optimiza a fin de lograr la máxima eficiencia de la instalación.

 

Ventaja 5: Se consume menos energía

Las instalaciones en las que Remica Servicios Energéticos realiza una gestión energética y los consumidores pagan por una energía útil, se evita el derroche de energía y se aumenta la eficiencia energética.

A  instalaciones más eficientes, menos energía se consume. De hecho, el grado de eficiencia de la caldera es uno de los factores principales que influyen en el consumo de gas. Cuanto más eficiente sea la caldera, el consumo de combustible será menor.

Si, además las tuberías y conductos por las que circula el agua caliente están correctamente aislados, de modo que se asegura un correcto transporte de la energía calorífica hasta los radiadores, aumenta la eficiencia energética de la instalación y menos energía se desperdicia.

Evitar el derroche energético tiene importantes beneficios tanto económicos como medioambientales y también se evita la emisión de millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

 

Las ventajas de contratar a una empresa de servicios energéticos

La misión de las empresas de servicios energéticos  (ESEs) como Remica  es optimizar el funcionamiento y la eficiencia de las instalaciones consumidoras de energía.

Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), las ESEs:

  • Proporcionan servicios energéticos en las instalaciones o locales de un usuario y afrontan cierto grado de riesgo económico al hacerlo.
  • El pago de los servicios prestados se basa, ya sea en parte o totalmente, en la obtención de ahorros de energía por introducción de mejoras de la eficiencia energética y en el cumplimiento de los demás requisitos de rendimiento convenidos con el cliente.
  • El servicio energético prestado por la ESE consiste en un conjunto de prestaciones incluyendo la realización de inversiones inmateriales, de obras o de suministros necesarios para optimizar la calidad y la reducción de los costes energéticos.
  • Esta actuación podrá comprender además de la construcción, montaje o transformación de instalaciones, equipos y sistemas consumidores de energía, su mantenimiento, actualización o renovación, su explotación o su gestión derivados de la incorporación de tecnologías eficientes.
  • El servicio energético así definido deberá prestarse basándose en un contrato que deberá llevar asociado un ahorro de energía verificable, medible o estimable.

Las empresas de servicios energéticos como Remica van más allá del mantenimiento tradicional de instalaciones. Basan su modelo de negocio en la eficiencia energética del sistema de calefacción. Por eso, para estas empresas es importante realizar un seguimiento diario de las instalaciones, para conocer cómo evoluciona en consumo de energía.

En caso de que se produzca algún problema en la instalación que provoque una disminución de la eficiencia energética de la misma actúan de manera proactiva, bien a través de la telegestión, bien visitando la instalación o, incluso, realizando las mejoras del sistema que sean oportunos.