Miles de viviendas en nuestro país disponen de un sistema de calefacción central, en el que una misma sala de calderas ofrece servicio de calefacción y ACS a varios hogares. Y aunque ahora pueda parecer de lo más común, lo cierto es que su evolución nos deja muchos datos curiosos que contar y que te desvelamos en este artículo. ¿Nos acompañas?

1. Es un invento milenario

En la Edad Media se utilizaban las “glorias” para dar calor a los hogares: un antiguo sistema de calefacción con origen en el hipocausto romano (hypocaustum, en latín), que se empleaba por ejemplo para proporcionar agua caliente y calefacción a las termas de la antigüedad, así como en las casas más ricas.

Siglos más tarde, en época medieval, el hipocausto dio lugar a las glorias utilizadas en Castilla. Estas glorias se construían bajo una estancia de la planta baja y constaban de un lugar generalmente ubicado fuera de la vivienda donde se quemaba el combustible, que podía ser paja, madera, etc. A través de unos conductos situados bajo el suelo se hacía pasar el humo caliente y, posteriormente, este humo se liberaba a través de una chimenea vertical.

2. La calefacción central de gas es reciente

En los tiempos que corren, y dado el precio de la energía, es común que las instalaciones de calefacción central que utilizan algún tipo de energía fósil y tienen que renovar su sala de calderas,  se decanten por una instalación de gas natural.

Sin embargo, esto no era tan normal a principios del siglo XX. Alice Parker fue la primera persona quien, en 1919, inventó un sistema de calefacción central propulsado por gas. Aunque ingenioso, el diseño de Alice Parker nunca se fabricó. Sin embargo supuso una revolución ya que por primera vez  un científico utilizó gas natural para calentar viviendas; algo que inspiró a otros inventores posteriormente para crear los sistemas de calefacción central que hoy conocemos.

 3. El 10% de los hogares cuenta con calefacción central

Las instalaciones de calefacción centralizadas, mediante las cuales se da servicio  a un conjunto de hogares, por lo general de un mismo bloque o comunidad, no son tan frecuentes en nuestro país. Se calcula que un 10% de las viviendas españolas cuentan con este sistema de calefacción, frente al 25% de hogares con calefacción individual.

Por el contrario, la mayor parte de las viviendas tienen calefacción por elementos independientes (estufas, radiadores, bombas de calor…).

 4. La calefacción central es más económica

Sobre todo en edificios residenciales de gran tamaño, la calefacción central presenta varios beneficios económicos ya que:

  • El coste de la instalación colectiva es inferior a la suma de los costes de las instalaciones individuales.
  • Al necesitar grandes volúmenes de combustible, es posible acceder a ofertas de las compañías comercializadoras.

 5. A más regulación, mejor confort

Para sacar el máximo partido a las instalaciones de calefacción central, y aprovechar al máximo todo su potencial de ahorro manteniendo el confort, es muy importante que la instalación cuente con un sistema de regulación que adapte la temperatura de la vivienda a las necesidades de las personas.

Y es que ni en el mismo mes, ni incluso a lo largo del mismo día, las necesidades de calefacción son las mismas. Por lo que se recomienda que el sistema de calefacción central disponga de:

  • Un sistema de control de la temperatura del agua, en función de la temperatura exterior.
  • Válvulas termostáticas en todos los radiadores situados en los locales de la vivienda, exceptuando aseos, cuartos de baño, cocinas, vestíbulos y pasillos. Con esta solución se puede ahorrar entre un 8 y un 13% de energía.
  • Disponer de algún sistema que permita repartir los gastos correspondientes de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, en función del consumo de cada usuario. Al ser consciente cada persona lo que gasta si no regula su sistema de calefacción, se producen ahorros de alrededor del 30%.

¡Recuerda que cada grado centígrado cuenta y mucho! A más temperatura, más consumo de energía; lo que quizá muchos no sepan es en qué porcentaje. Se calcula que por cada grado que se aumenta la temperatura, se incrementa el consumo de energía aproximadamente un 7%.

En invierno, se recomienda regular la temperatura entre 19 y 21 grados centígrados durante el día y, durante la noche, mantener la temperatura en 15-17 grados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies