Los radiadores son elementos que vemos en nuestros hogares y que forman parte de la instalación de la calefacción. En meses fríos como los que se atraviesan en invierno mantener una correcta puesta a punto es imprescindible. Puede que el hogar del que estamos hablando tenga ya unos años y por lo tanto una instalación menos reciente, ¿qué hacer entonces cuando nos encontramos con radiadores antiguos? ¿Debemos tratarlos igual que los que se instalan actualmente? ¿Purgar radiadores antiguos se lleva a cabo de la misma manera que con radiadores nuevo? ¿Se debe tener en cuenta otras características?

Lo primero que se debe tener en cuenta es que los radiadores son elementos con una larga vida útil, según los expertos de Remica un radiador en condiciones normales no debe presentar problemas en 15-20 años.

¿Cuáles son los factores que influyen en los radiadores antiguos?

Los factores que influyen en estos elementos son por un lado el material del que están hechos y por otro las condiciones de trabajo. Efectivamente, las condiciones de trabajo, si los radiadores se someten a altas presiones o los sometemos a cambios bruscos de temperatura de manera frecuente su vida útil se ve mermada.

La corrosión de los metales de un sistema de calefacción central es otro de los factores que determina su vida útil, y la vulnerabilidad de los diversos metales varía de muchas maneras, tomar medidas para proteger a todos los metales del sistema de calefacción central contra la corrosión es de vital importancia. Los materiales más habituales de los que están hechos los radiadores son: el hierro fundido, conocidos por radiadores de fundición y su durabilidad. Por otro lado otros materiales utilizados pueden ser la chapa de acero o el aluminio.

¿Qué ocurre cuando no se purga un radiador antiguo?

Cuando un radiador no se purga o no se hace de manera correcta, independientemente de que sea más o menos antiguo, puede provocar una pérdida de rendimiento, es decir no se consigue que se caliente el 100% de la superficie del radiador, llegando incluso a quedar totalmente inutilizado cuando la cantidad de aire que se acumula en su interior es importante.

En la época de verano y fuera del horario en el que la calefacción está encendida lo que sí se considera perjudicial es dejar las instalaciones vacías durante periodos largos de tiempo. La recomendación de los profesionales es renovar el agua del circuito solo en aquellos casos en los que sea imprescindible, como por ejemplo en los casos de averías.

¿Puedo purgar un radiador antiguo?

El hecho de purgar los radiadores es una operación sencilla pero delicada. Se debe disponer de un purgador manual, debe abrirse el purgador y dejar salir todo el aire. En el momento en que salga agua se debe volver a cerrar. Este proceso se hace tanto para radiadores antiguos como modernos. La operación de purgado debe hacerla cada vecino siempre que disponga de purgadores, en caso de no disponer de los mismos se recomienda recurrir a profesionales puesto que es necesario soltar las tomas de las tuberías y es una operación delicada.

Recuerda tener en cuenta…

  • En aquellos edificios de calefacción central el purgado de los radiadores de una vivienda influye en el conjunto de la instalación. Solicita información a profesionales antes de purgar tu radiador.
  • Hay que tener cuidado con las quemaduras. Cuando se procede con el purgado del radiador debe estar frío, de lo contrario puede causar daños en las manos.
  • Si se está purgando un radiador, en el momento en el que sale agua es que el aire ha sido expulsado y se debe dar por finalizada esta actividad.