Warning: A non-numeric value encountered in /furanet/sites/remicaatencionalcliente.es/web/htdocs/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5837

¿Qué es el ahorro de energía? ¿Qué beneficios aporta? ¿Qué acciones podemos realizar en nuestro día a día para lograr un mayor ahorro energético? En este artículo trataremos de responder a estas y otras preguntas.

 

¿Por qué tenemos que ahorrar energía?

Hay una serie de recursos que aportan energía de los que la humanidad dispone diariamente, pero tienen la peculiaridad de que son limitados, son las denominadas energías no renovables (petróleo, carbón, combustibles nucleares, gas natural).

Teniendo en cuenta que cada vez el mundo necesita más energía para poder sustentar su crecimiento económico y el aumento de la población, y que las energías no renovables son recursos limitados, es necesario comenzar a preparar alternativas.

Además, la utilización de energías fósiles produce emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, responsables del cambio climático, por lo que el ahorro de energía se ha convertido en un objetivo a seguir.

En definitiva, es fundamental trabajar en la evolución hacia un modelo energético con menores emisiones, más eficiente y competitivo. En este modelo, a la pregunta ¿qué es el ahorro de energía? podríamos responder que son todas las estrategias destinadas a optimizar el consumo energético y a disminuir el derroche de energía.

El caso del gas natural

Teniendo en cuenta las fuentes de energía no renovables, el gas natural es la energía con más futuro en los próximos años, representando el 24% de las energías primarias más utilizadas en el mundo. Está previsto que el consumo de gas natural se iguale al del petróleo en unos 25 años. Asimismo, es el combustible fósil con menos impacto medioambiental de todos los utilizados en cada una de sus etapas (extracción, elaboración, transporte y utilización).

Sin embargo, con el sistema actual de producción energética dependemos prácticamente en exclusiva de los combustibles fósiles, es por ello que se deben plantear alternativas energéticas adecuadas, rentables y no peligrosas para la salud y el medio ambiente. De ahí que el desarrollo de las energías renovables se tenga como un objetivo primordial para luchar contra la dependencia energética y buscar la mayor eficiencia.

Empieza por el tejado para ahorrar energía

Los beneficios de ser eficientes energéticamente son, además del ahorro económico, la reducción real de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a la atmósfera a bajo coste, convirtiéndose en un elemento de estrategia de desarrollo sostenible indispensable que beneficia tanto al bolsillo de las personas como al medio ambiente.

Estas medidas de eficiencia energética pueden llegar a ser un tanto ‘curiosas’ como en el caso de los ‘techos verdes’, ¿Qué es el ahorro de energía a través de esta técnica y qué supone?

Se trata de azoteas que se cubren de tierra para que en ellas crezcan plantas, dejando de lado los materiales tradicionales como el hormigón o las tejas con el objetivo de ahorrar en el consumo de energía.  Los beneficios de los ‘techos verdes’ son que se reducen las temperaturas urbanas y que protegen la edificación de los rayos UV, entre otros.

Es el caso de Copenhague, la ciudad más grande de Dinamarca, se obliga por ley a tener algún tipo de vegetación a los propietarios de nuevas azoteas, aunque también está previsto que se plante vegetación en las viejas azoteas de la ciudad.

En materia de sostenibilidad en las grandes ciudades, este tipo de técnicas generan un impacto muy positivo para el desarrollo sostenible. Los techos verdes se convierten en una eficiente medida para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera provenientes de las ciudades, y regular la temperatura de los edificios, reduciendo así el gasto en aire acondicionado o calefacción y mejorando en resumen, la calidad de vida de sus habitantes.

Aunque parezca una medida muy novedosa en los países escandinavos se llevan usando desde hace siglos. Alemania lo dio a conocer en los años 60 y cuenta con cerca de un 10% de techos de estas características.

Copenhague no es la única, también existen casos como Francia donde se aprobó una ley para obligar a los nuevos edificios a estar cubiertos parcialmente por paneles solares o techos verdes. Toronto en Canadá igualmente los ha implantado en centros comerciales, institucionales, casas y complejos de apartamentos. Otras ciudades que han puesto en marcha este tipo de iniciativa son Suiza, Buenos Aires o Chile, entre otros.

Aun así, y teniendo en cuenta el valor de la energía y su importancia, se deben seguir tomando medidas para poder conseguir una mayor eficiencia, una mayor innovación tecnológica y un mayor ahorro de energía. El ahorro energético supone un ahorro de recursos naturales para salvaguardar al medio ambiente y fomentar un desarrollo sostenible. Por este motivo, debemos de ser responsables mediante un consumo de la energía moderado nosotros con gestos diarios y los gobiernos con medidas como los ‘techos verdes’.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies