Resolvemos algunas dudas frecuentes que nos hacen llegar personas que han instalado válvulas termostáticas y que detectan cambios en el funcionamiento de sus radiadores.

¿A qué se debe?

Así funcionan las válvulas

Una válvula de radiador es una llave de paso que regula el caudal de agua caliente que entra en el radiador. Cuanto mayor sea el caudal, mayor será la emisión de calor y,  en consecuencia, más energía se consume.

En función del modo de regulación, existen:

  • Válvulas manuales, donde la regulación del caudal del radiador se hace de forma manual.
  • Válvulas con cabezal termostático, que son válvulas que permiten regular de manera automática el caudal de cada radiador manteniendo la temperatura que el usuario desee alcanzar.

¿Cómo influyen en el funcionamiento de los radiadores?

Si tiene válvulas termostáticas/ con cabezal termostático  instaladas en su radiador:

  • Lo que hacen las válvulas termostáticas, cuando llegan a la temperatura establecida por parte del usuario, es cerrar de forma progresiva el paso al caudal de agua. Por ejemplo, supongamos que se quiere alcanzar una temperatura de 21 grados centígrados en una estancia. Cuando la temperatura de la estancia ascienda a casi 21 grados, la válvula termostática comenzará a cerrar de forma progresiva el paso al caudal de agua, para evitar que la temperatura ambiente continúe ascendiendo.

  • De ese modo, disminuye el caudal que circula por el radiador, el radiador permanece caliente por la parte de arriba y menos caliente (o, incluso, frío) por la parte de abajo. Esto sucede porque el agua pasa a menor velocidad y esto provoca que la salida de agua (retorno) salga más fría (por la parte baja del radiador).

En cambio, si la temperatura de la habitación baja de la que haya marcado el usuario, el cabezal abrirá la válvula para que vuelva a pasar agua caliente al radiador, que se calentará y hará que vuelva a subir la temperatura de la habitación (con el consiguiente gasto de energía).

¿Cuándo no funciona la instalación?

Los radiadores no funcionarían bien si, aun no habiendo alcanzado la temperatura fijada por el usuario, estuvieran fríos. O, si habiendo llegado a dicha temperatura, siguieran calientes, de modo que la temperatura de la estancia siguiera aumentando.

En ambos casos, podría deberse a problemas en la instalación.

¿Nos conoces?

Remica es un proveedor energético global con más de treinta años de experiencia en el sector.

Somos la empresa líder en mantenimiento de instalaciones térmicas comunitarias en Madrid.

¿Necesitas presupuesto para contratar un servicio de mantenimiento de la sala de calderas? ¿En vuestra comunidad de propietarios necesitáis instalar válvulas termostáticas y contadores individuales?

¡Pide presupuesto sin compromiso a través de este formulario o llámanos al 91 396 03 00!

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies