¿Qué consejos para el ahorro energético podemos llevar a cabo para que nuestro recibo de luz no nos asuste a final de mes? En esta ocasión nos centramos es dos elementos que más energía consumen en nuestro día a día en verano, porque nos proporcionan bajas temperaturas tanto en alimentos como en nuestro hogar. Nos referimos al aire acondicionado y los congeladores.

Consejos para el ahorro energético en aparatos de aire acondicionado

¿Sabías que el aire acondicionado se encuentra en la sexta posición de los aparatos que más energía consumen en la vivienda con un gasto de 170 KWh? Se calcula que un 49% de los hogares tienen un sistema de aire acondicionado instalado.

  • Es importante usar un temporizador con el que podamos controlar cuando se enciende y apaga el aire, mejor si es programable para que no consuma cuando no hay nadie en casa.
  • Hay que fijarse en el tipo de modelo que tenemos, ya que muchos de ellos tienen velocidades que permiten enfriar la habitación de una manera más rápida y más eficiente.
  • Para permitir que el aire trabaje con más eficiencia y consuma menos energía se debe colocar la unidad de aire acondicionado en una ubicación céntrica, es decir, en la ventana o área de la pared que esté más cerca de la mitad del espacio que se está enfriando. De esta manera se permite una mejor circulación del aire.
  • Hay que tener en cuenta que se debe realizar una correcta fijación alrededor del aire acondicionado para evitar que entre el aire caliente de fuera.
  • Cuando vamos a encender el aparato, el hecho de comenzar con una temperatura muy baja no significa que la habitación se enfríe de manera muy rápida. La temperatura más baja a la que se recomienda tener el aire es a 25ᴼC.
  • La rejilla de ventilación es importante tenerla cerrada cuando el aire acondicionado esté funcionando y abierta en aquellos casos en los que el aire exterior es más frío.
  • Un dato que se debe tener en cuenta en los hogares es la orientación.Se recomienda que la instalación del aire no se haga en los lados sur y oeste de la casa ya que los lados más expuestos al sol tienen que trabajar más para enfriar la casa.

Consejos para el ahorro energético en congeladores y frigoríficos

¿Sabías que el frigorífico genera entre el 18% y el 30% del consumo eléctrico de una vivienda? Si llevas a cabo estos consejos para el ahorro energético podrás observar como tu recibo de luz lo agradece.

  • Muchas veces llenamos la nevera con alimentos, pero el volumen debe ser el justo ya que una sobrecarga de la unidad genera que trabaje de manera menos eficiente.
  • A la hora de cocinar platos calientes no se deben meter inmediatamente en el frigorífico, debemos dejar que se enfríen primero fuera y una vez tengan la temperatura adecuada es el momento de introducirlos.
  • El compresor trabaja con más fuerza para enfriar el aire húmedo, por eso, si cubrimos los alimentos reducimos la humedad que generan por la evaporación. De ese modo realizaremos un consumo energético más eficiente y conseguiremos además que la nevera huela mejor.
  • Ajustar la temperatura del frigorífico supone un gran ahorro. No se puede generalizar debido a la variedad que existe en el mercado de congeladores, neveras, combis, etc. pero existen algunas pautas que suelen ser comunes a todos ellos. Las temperaturas recomendadas para el congelador se encuentran entre los -18 y -20 grados centígrados, siempre bajo cero, y el frigorífico debe estar sobre los 4 grados centígrados. Hay que tener en cuenta que no todas las partes del frigorífico tienen la misma temperatura, los alimentos situados en el fondo y estantes más bajos reciben más frío.
  • Tanto en neveras como en congeladores, una buena conservación y limpieza de la unidad hará que trabaje con mayor eficiencia.
  • Si observamos capas de hielos adheridas en las paredes del aparato debemos descongelarlo ya que el hielo acumulado consigue que la nevera y congelador trabajen más y, por lo tanto, desperdicien energía.
  • Cuando colocamos este tipo de aparatos en la cocina, se debe tener en cuenta el espacio respecto a la pared y los muebles que lo rodean. Se debe dejar un centímetro por los laterales, dos centímetros arriba y siete centímetros detrás, de esta manera el rendimiento será óptimo.
  • Otro elemento a tener en cuenta son las puertas y el cierre hermético que deben tener. Cuando existe una mínima apertura o no cierran correctamente, el frío se escapa desperdiciando energía. El simple hecho de poder pasar un billete entre la puerta y el interior es síntoma de un funcionamiento incorrecto.

¡Esperamos que estos consejos para el ahorro energético os hayan servido de gran ayuda y que podáis ponerlos en práctica de manera fácil y sencilla!