Cada vez son más las comunidades de propietarios con calefacción central que optan por instalar repartidores de costes y válvulas termostáticas en sus radiadores para poder regular la calefacción en función de las necesidades y pagar según el consumo energético realizado.

La individualización del consumo de calefacción central tiene muchas ventajas, y para hacerla realidad muchas comunidades de propietarios eligen llevar a cabo este proceso con Remica Servicios Energéticos, compañía con más de tres décadas de experiencia en el sector.

Recordamos que, para que el proceso se pueda realizar, es necesario que los propietarios de las viviendas faciliten el acceso a nuestros técnicos para que realicen las comprobaciones y mediciones oportunas antes de instalar los repartidores de costes.

Para ello, los propietarios de las viviendas deben solicitar una cita previa a través de nuestra web y acordar así el horario que más se adecúe a sus necesidades.

Cita previa en remica.es

¿Cómo es el proceso de individualización de calefacción central?

Una vez que la comunidad de propietarios decida acometer la individualización con Remica:

 

1.Fase de información

Cada vecino recibirá una carta en la que se le informa de la contratación del servicio y de las fechas en las que se realiza la instalación. Dicha carta incluye las claves para acceder a la web y solicitar cita previa para la instalación de repartidores de costes y toma de datos. Asimismo, se colocarán carteles informativos con una semana de antelación.

 

2. Instalación de repartidores de costes y toma de datos

Nuestros técnicos estarán en su vivienda el día que haya solicitado cita para la instalación de los repartidores de costes y recogerán los datos relativos a los radiadores de cada vivienda y sus características para proceder a la selección de válvulas y cabezales termostáticos para un correcto equilibrado de la instalación. Este proceso dura aproximadamente dos horas por vivienda y, si lo necesita, el vecino puede solicitar un justificante de asistencia a nuestros técnicos.

 

3. Equilibrado hidráulico

Es la clave para una correcta individualización del consumo. Gracias a la toma de datos de sus radiadores los ingenieros desde nuestras instalaciones regulan las válvulas termostáticas que posteriormente se instalarán en los radiadores. Con esto conseguimos que todos los radiadores de la vivienda calienten adecuadamente, ya que recibirán el agua que necesiten y permite el óptimo funcionamiento de las válvulas temrostáticas asegurando que alcanzamos la temperatura deseada en nuestro hogar. En caso de no llevar a cabo el equilibrado, la diferencia entre la temperatura real y la deseada puede llegar a ser de más menos dos grados centígrados.

 

4. Instalación de válvulas termostáticas y llenado de la instalación

Para llevar a cabo el montaje de los dispositivos, se habrá vaciado previamente la instalación, evitando así cualquier incidencia causada por el agua del circuito. Una vez finalizados los trabajos se procederá a llenar de nuevo la instalación. Es muy importante que durante el llenado los vecinos estén en sus viviendas para comprobar que no existen fugas o goteos en las válvulas. El montaje se realizará en la fecha prevista y horario indicado en nuestra carta de presentación.

Más información sobre el proceso de descentralizar la calefacción central en este manual editado por Remica. Además, para consultar cualquier duda o consulta sobre este proceso, llámenos al teléfono de Remica 91 396 44 60.

 

Beneficios de la individualización

La individualización del consumo de calefacción central permite tener una calefacción diferente, con la que cada vecino podrá conocer y controlar el confort de su vivienda, decidiendo el gasto que va a tener en consecuencia.

Hasta ahora, los usuarios de un edificio con calefacción central pagaban ésta a través de los gastos de comunidad, en los que se incluía una cantidad que no variaba a lo largo del año y que dependía de los metros cuadrados de cada vivienda.

En los edificios con calefacción central es habitual que unos vecinos pasen frío y otros tengan exceso de temperatura, con el consiguiente despilfarro energético. Ahora, con la individualización del consumo se puede dar un giro de 180º a esta situación.

Pongamos como ejemplo a una familia que acaba de individualizar el consumo de calefacción central en su vivienda y se va de vacaciones. Gracias al nuevo sistema, podrán cerrar los radiadores para que no consuman y por tanto, reducir su recibo.

Si además han instalado cabezales electrónicos con actuación a distancia en sus radiadores, podrán controlar la temperatura de su hogar desde el móvil. Así, antes de volver a casa, establecen la temperatura que quieren en cada estancia, por ejemplo, 22º C en el salón y 18º C en las habitaciones. A su llegada, la vivienda se encuentra a la temperatura de confort deseada.