Hay que tener en cuenta que en la combinación de un mantenimiento de calefacción central preventivo y correctivo junto a una gestión energética, es el secreto para  obtener grandes beneficios.

Cuando se hace un uso eficiente de las instalaciones y de los equipos de calefacción se consigue generar un ahorro económico en la factura energética, si a esto se le ha sumado el uso de las últimas tecnologías con un mayor rendimiento energético el ahorro está asegurado.

Además del bolsillo, el otro gran beneficiado es el medio ambiente. Las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera son las causantes del efecto invernadero, estas disminuyen cuando los habitantes de las viviendas consumen menos energía y consiguen alcanzar el nivel de confort.

El mantenimiento además permite la tranquilidad de los clientes que se benefician de un servicio integral. Los gestores energéticos ofrecen soluciones globales para las instalaciones térmicas: suministro de energía, mantenimiento y explotación de todos los elementos que componen la instalación de producción energética.

Ante la posibilidad de que surja algún problema para los clientes es más seguro que exista la figura de un gestor energético que se preocupe por la explotación de la instalación energética.

Y si además del mantenimiento de calefacción central le unimos los beneficios de la gestión energética  el resultado es una optimización energética de la instalación de calefacción. La gestión energética incluye:

  • La contabilidad energética. Es un hecho que “lo que no se mide no se puede mejorar”. Por ello, para mejorar la eficiencia energética de los sistemas de calefacción es importante establecer sistemas de contabilidad energética que alerten de inmediato si se está produciendo algún funcionamiento anómalo que provoque más consumo energético del necesario.
  • Optimización y control energético. Mediante la gestión energética es posible optimizar el funcionamiento de la instalación para ofrecer el confort que los usuarios necesitan sin gastar más energía de la necesaria.
  • Garantía de resultados. Para conocer si las estrategias puestas en marcha mediante la gestión energética tienen buenos resultados, conviene que los profesionales encargados de la gestión energética certifiquen los ahorros conseguidos, mediante empresas independientes. De ese modo el cliente puede comprobar la efectividad que tiene la gestión energética en la instalación.

¿Qué ocurre con el mantenimiento en calefacción central con el cambio de temperatura?

Ante la subida de temperatura, llega el momento de plantear cuándo se debe realizar el apagado de calefacción y qué mantenimiento es necesario una vez que se ha apagado. Debemos subrayar que es la comunidad de propietarios la que decide cuándo desea apagar la calefacción.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas (RITE) obliga a que el mantenedor debe realizar visitas mensuales. Cuando llega el buen tiempo, estas intervenciones dejan de realizarse, básicamente porque encender la caldera sólo para realizar la inspección es innecesario. En este momento, se aprovechan las circunstancias para poder hacer una limpia de la caldera, de esta manera se pone a punto para la temporada siguiente.

Mantenimiento de calefacción central y telegestión de la mano

El mantenimiento de la calefacción central es un seguimiento continuo  del correcto funcionamiento de la instalación que puede ir acompañado de la mano de la telegestión.

A través de este servicio  de telegestión  se obtienen alarmas inmediatas cuando los parámetros y variables de funcionamiento de la instalación se salen de los óptimos establecidos, lo que permite dar una solución con mayor celeridad y eficacia, restableciendo los niveles de funcionalidad correctos.

La telegestión representa una parte muy importante, es un sistema de comunicación que Remica ofrece y que vincula la empresa de mantenimiento con la central térmica, optimizando todos los aspectos sobre la fiabilidad del sistema y la eficiencia energética.