Warning: A non-numeric value encountered in /furanet/sites/remicaatencionalcliente.es/web/htdocs/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5837

Llega el calor y, si no tenemos cuidado, aumentará la factura de energía. ¿Cómo evitarlo? Te ofrecemos unos consejos  para ahorrar energía que puedes llevar a cabo fácilmente, para que la temperatura de tu hogar sea confortable y tu casa tenga una correcta temperatura de confort a pesar del aumento de las temperaturas.

¿Conoces los beneficios de usar  ventilador?

En época de verano tratamos de que la temperatura de nuestro hogar descienda y para conseguirlo disponemos de varias opciones. Un buen ejemplo son los ventiladores, que gastan hasta un 90% menos de energía que el aire acondicionado. Su aire produce una sensación de descenso de la temperatura de entre tres y cinco grados.

Hay múltiples opciones: ventiladores de pie o de techo. Ambos ayudan a disminuir la temperatura gracias al movimiento del aire.

Evita la luz directa en las horas centrales del día     

El verano es una de las épocas del año donde disfrutamos de un mayor número de horas de luz. Desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde es el momento en el que se produce una mayor radiación solar.

Una solución sencilla como bajar las persianas y correr las cortinas durante ese periodo evita que la luz entre en nuestro hogar y, en consecuencia, que la temperatura aumente.

Aprovecha  la brisa nocturna para refrescar la casa

En época de calor, durante la noche y en  las primeras horas de la mañana es cuando se registra una temperatura más baja. Es en esos momentos cuando conviene ventilar intensivamente la casa. ¡Notarás como se refresca la temperatura interior y evitarás que entre el calor de las horas centrales del día!

Controla la temperatura del aire acondicionado

Si no hay otra opción y tenemos que recurrir al aire acondicionado, debemos asegurarnos de que tenga termostato para regularlo a una temperatura de entre 24ᴼC y 26ᴼC, con el fin de gastar menos energía al mismo tiempo que nos refrescamos. Es importante mantener cerradas las ventanas  para que se refresque antes la casa y para evitar que entre el calor del exterior.

Apaga las luces y aparatos eléctricos

¿Has notado que cuando estás cerca de un aparato eléctrico este desprende calor? Esta es la razón de que durante los días más cálidos del año sea aconsejable apagar y desenchufar tantos aparatos eléctricos como sea posible.

En caso de tener que sustituirlos se puede optar por aquellos que desprendan menos calor y cuenten con una valoración A+++ en su etiqueta energética, de esta manera sabemos que consumirán menos energía.

Cambia el coche por la bicicleta

¡Las bicicletas son para el verano! Las buenas temperaturas propician que podamos sustituir el coche por la bicicleta, de esta manera favorecemos el medio ambiente, al reducirse las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, ahorramos en gasolina y evitamos  el consumo de aire acondicionado dentro del vehículo.

Elige ropa fresca

Optar por prendas de colores claros y con tejidos naturales, como por ejemplo el algodón o el lino, contribuye a disminuir nuestra sensación de calor y, en consecuencia, la necesidad de encender el aire acondicionado.  La ropa transpirable y ligera sirve para evitar que suba la temperatura corporal.

Refréscate también por dentro

La comida es otro de los factores que pueden ayudarnos a regular nuestra temperatura corporal. Por eso se recomienda optar por alimentos y platos que nos refresquen e hidraten como ensaladas, zumos, gazpachos, sopas frías o frutas.

Trabaja a una temperatura adecuada

Trabajar a una temperatura ambiental adecuada es importante, ya que eso afecta al rendimiento de los trabajadores. Los sistemas de climatización y de aire acondicionado son necesarios pero a su vez pueden suponer un riesgo para nuestra salud si no son utilizados de forma correcta.

Por ello, la legislación laboral vigente en esta materia indica que las temperaturas y las humedades extremas deben evitarse en los lugares de trabajo, así como los cambios brucos de temperatura y las corrientes de aire molestas.

Según señala, la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares estará comprendida entre 17 y 27ᴼC. De esta manera si varios compañeros no os ponéis de acuerdo sobre apagar o encender el aire acondicionado, un termómetro a mano puede daros la solución.

¡Utiliza de forma más eficiente tu sistema de climatización y aire acondicionado y lograrás ahorrar energía!

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies